El desafío de tener una empresa

El caro y tedioso camino para ser el jefe

Emprendedores uruguayos sostienen que el Estado es un obstáculo más que una ayuda. Quien sueñe con tener un negocio propio debe saber que se enfrentará a una selva burocrática nada fácil de atravesar. Y que en cada paso que dé, le meterán la mano en el bolsillo.

El desafío de tener un negocio. Foto: EFE
Foto: EFE

Juan primero tuvo un sueño: irse de Venezuela. Lo cumplió. Se vino a Uruguay y tuvo otro: poner un restaurante de arepas y otras comidas típicas de su país. Y está decidido a cumplirlo. Pero abrir un negocio no es una tarea fácil, hay que desembolsar una buena cantidad de billetes, y al mismo tiempo se debe pasar por una exigente, estresante y sobre todo burocrática carrera de postas. Este es el caro y tedioso camino que hay que atravesar para convertirse en jefe.

El primer paso es encontrar un socio. Juan sabía hacer las arepas, pero no tenía suficiente dinero para emprender la aventura solo. Necesitaba alguien dispuesto a aportar en la inversión y que también quisiera estar detrás del mostrador. Fue fácil. Un amigo uruguayo se entusiasmó de inmediato con la idea.

Después llega el momento de buscar un local. Y ahí la cosa ya empieza a complicarse. Ellos vieron muchos: algunos horribles, otros carísimos. Consiguieron enseguida quien les diera una garantía de propiedad, pero no les sirvió de nada. La regla, en todos los locales que vieron, es la de hacer un depósito de 10 alquileres juntos en el Banco Hipotecario (BHU).

Hallaron un lugar al que había que hacerle arreglos, pero no estaba mal. Y se ubicaba, además, en una zona céntrica. Así fue que desembolsaron $ 180.000 para el depósito de la garantía. Si se atrasan hasta tres meses en el pago del alquiler no pasa nada, si la deuda se extiende por más tiempo el dueño del local empezará a sacar plata de la bolsa de dinero que dejaron en el BHU. En caso de que esto nunca pase, el día que devuelvan la llave se les reintegrará el monto.

Es un local de 50 metros cuadrados, y la verdad es que está barato. La web de Uruguay XXI, que esta semana lanzó un simulador de costos para emprendedores, calcula que el precio promedio de un alquiler por un espacio de estas características es de $ 42.200, y que el mínimo que se puede pagar son $ 25.300. El sitio, en tanto, advierte que la compra de un establecimiento así puede costar US$ 130.000. Demasiado para Juan y su amigo.

Luego viene la parte de las reformas. En este caso no eran pocas: adaptar la cocina, pintar, poner una barra, una estantería para las bebidas y aparte comprar las mesas y las sillas. Hasta los cables de la instalación eléctrica estaban mal. Y hacer otro baño, porque tenía uno solo y los locales comerciales deben tener al menos dos. Así, ellos se disfrazaron de electricistas, albañiles, carpinteros y pintores. Pero no fue suficiente. Debieron contratar ayuda. Con optimismo proyectaron un gasto de US$ 5.000, pero fueron US$ 7.000, equivalentes a otros $ 236.000.

A puertas cerradas.

Abrir una empresa unipersonal no tiene costo —siempre y cuando lo haga uno mismo y no contrate a nadie para hacer el trámite—, más allá de un timbre profesional de $ 170. Pero como eran dos y proyectaban tener empleados, tuvieron que tramitar la apertura de una Sociedad de Responsabilidad Limitada (SRL). Y pagar por esto casi $ 12.000 para la inscripción en el Registro Nacional de Comercio, la publicación en el Diario Oficial y los honorarios de un escribano para que certifique todo.

"Las sociedades de responsabilidad limitada suelen ser el tipo elegido para los emprendimientos de medio porte, porque poseen un claro carácter personal (se identifica a los socios de la misma, quienes participan en la gestión del día a día) y de capital (los socios no responden por obligaciones sociales y su responsabilidad se limita a lo aportado)", explica Eliana Sartori, de PwC, firma que se encarga de la pata uruguaya de la publicación Doing Business, que compara los costos de emprender en los distintos países del mundo, y que es realizado por el Work Bank Group. La SRL se diferencia de la unipersonal, en la que "el titular debe responder personalmente y de forma ilimitada con su patrimonio por todas las obligaciones que haya contraído".

Paralelamente a este registro se debe realizar el alta de la empresa en la Dirección General Impositiva (DGI) y en el Banco de Previsión Social (BPS). Allí Juan y su socio tuvieron que entregar tres formularios, cada uno con un timbre profesional, $ 170 por cada uno, en total $ 510. A esto hubo que agregarle los costos notariales por los certificados que acreditaron autenticidad de las firmas, vigencia, personería y representación de la sociedad, lo que se traduce en unos $ 2.000.

Una empresa de estas características tiene el pago de un IVA mínimo por mes de $ 1.700. De aportes al BPS, Juan y su socio deben pagar $ 2.800 cada uno. Este es el mínimo. Otro cantar será a la hora de poner empleados.

Recién empiezan y tuvieron que habilitar de todo: luz, agua, teléfono y wifi —ya es impensable que un local no tenga internet, y más aún cuando sus principales clientes van a ser venezolanos.

En UTE tuvieron que pagar una reconexión del servicio: $ 1.039. La conexión de OSE en Montevideo, para un diámetro de 19 mm (que es el promedio), más los gastos por saneamiento para comercios como panadería, bares, confiterías, o locales de ventas de arepas, rondan en total los $ 3.300. El pago por un nuevo servicio telefónico es de $ 2.800. Y un plan intermedio de ADSL con tarifa plana vale $ 1.400. Esto sin contar el gasto mes a mes en cada uno de los rubros.

Después pidieron la habilitación de bomberos y les cobraron $ 8.400 por ir a ver el local.

Tuvieron que hacer una serie de nuevas remodelaciones teniendo en cuenta el control de bomberos y el de bromatología. Lo que más caro les salió fue un extractor para la cocina, que tuvo un costo de $ 25.000.

La habilitación de bromatología les costó $ 33.000. Va el inspector y dice que está todo bien e igual son $ 33.000. Si hay algo que está mal, se irá, volverá otro día, y cuando vuelva se deberán pagar otros $ 33.000. Por suerte estuvo todo bien.

Por último, el control de plagas. Este se debe hacer cada tres meses y tiene un costo promedio, dependiendo de la empresa, de $ 3.000.

Entre idas y vueltas pasaron seis meses con el local cerrado. En ese entonces, sin siquiera una arepa metida en el horno, gastaron unos $ 650.000.

Con empleados.

"Abrir un negocio en Uruguay es viable, pero es un gran desafío y conlleva grandes riesgos, porque los costos son muchos y el mercado es pequeño", señala el abogado Martín Montero, del estudio Jiménez de Aréchaga, que asesora a emprendedores.

"El gran problema que tiene una firma en sus inicios es la gran cantidad de trámites que hay que hacer. Algunos se han logrado simplificar, otros no tanto. Cuando se abre una unipersonal o una sociedad la persona tiene que declarar su actividad ante BPS y DGI. Ese trámite se hace por una ventanilla única y es relativamente fácil, pero después está la inscripción en el Ministerio de Trabajo, en caso de que haya personal dependiente. Por otra parte, hay que contratar la póliza del Banco de Seguros del Estado por los accidentes de trabajo, lo cual conlleva otro trámite y otros costos. Y luego de cumplir con todo eso se debe, además, hacer las liquidaciones y formular los recibos correspondientes, hacer las declaraciones nominadas mensualmente para el BPS, y las retenciones que corresponden por el Impuesto a la Renta de las Personas Físicas. Esto hace que, sobre todo las empresas que tienen dependientes, tengan un volumen considerable de tareas administrativas", dice el abogado. Y agrega: "Y no entramos a los problemas de los costos laborales y de seguro social".

Juan y su socio contrataron tan solo a un empleado. Le pagan $ 20.000 en la mano. Para ello la empresa debe abonar 25.106, lo que incluye los correspondientes aportes al Estado.

El caso de Juan, que no quiere que se dé su nombre real —"no sea cosa que me sigan cobrando"—, es uno y es muchos. Sartori dice que la situación es similar si una persona intenta abrir otro tipo de negocio gastronómico, o un supermercado o una librería.

En los negocios no gastronómicos se ahorrarían los gastos de construir dos baños, la cocina y lo de bromatología. En los negocios en los que no haya que hacer tantas reformas en el local también habrá un ahorro, pero se incrementará seguramente el gasto en el alquiler.

¿Qué opinan los empresarios uruguayos?

Emprendedores by ElPaisUy on Scribd

Emprendedores by ElPaisUy on Scribd

Emprendedores by ElPaisUy on Scribd

La carga del Estado.

El informe Emprender en Uruguay, generado este año por el Centro de Estudios para el Desarrollo (CED), y que expone la opinión de los emprendedores en cuanto a las dificultades que implica abrir un negocio en este país, señala que el 60% cree que el Estado es un "obstáculo" y que hay casos en que este lleva al "fracaso" de las empresas. También una mayoría opina que lo que pagan es una "carga excesiva que dificulta la actividad y viabilidad de la empresa.

"El emprendedor ve al Estado como un problema más que como un aliado. Hay dos mundos: los que son críticos y los más equilibrados. Estos últimos igual creen que hay problemas, que el Estado no da algunas respuestas", señala Agustín Iturralde, uno de los expertos encargados de hacer el estudio. "El camino al desarrollo necesita de un Estado fuerte. No hay empresarios exitosos con Estados débiles, por eso es preocupante este sentimiento de desconfianza en el Estado".

El Global Entrepreneurship Monitor (GEM), en tanto, es un estudio que mide la actividad de los emprendedores en su fase temprana. Se centra, así, en personas entre 18 y 64 años que han abierto negocios hasta 42 meses antes de realizar la muestra. La pata uruguaya del GEM es realizada por la Universidad de Montevideo. Según los últimos datos, que son de 2016, se puede notar un descenso de la actividad emprendedora en el país.

En 2014 el 16,08% de las personas en ese rango eran emprendedores. En 2015 lo eran el 14,28%, y en 2016 el 14,11%.

El último GEM también incluyó un análisis en el que se tomaron dos años, 2010 y 2015, y a partir de estos mojones se llevó a cabo un diagnóstico de cómo venía la actividad emprendedora. El estudio arrojó que mientras en 2010 había un 7,8% de emprendedores nacientes, es decir que estaban abriendo un negocio al momento de la muestra, en 2015 representaban un 10%. Paradójicamente, la tasa de descontinuación de los nuevos negocios había crecido de 3,5% a 5%.

En 2010, por otro lado, el 26% señalaba que había empezado a emprender por una necesidad, es decir que no tenía trabajo y necesitaba crear algún tipo de empresa para poder producir dinero. En 2015, en tanto, el 18,2% dijo que lo hacía por necesidad.

En 2010 el 54% dijo que decidió emprender luego de haber divisado una buena oportunidad para un negocio. En 2015 esta cifra fue del 80,6%.

El trabajo del CED, por otra parte, basado en un estudio de Equipos Mori, llevó adelante una suerte de perfil del emprendedor uruguayo. Por un lado se señala que el 65% de los jóvenes prefieren trabajar de forma independiente, "los motivos son la autorrealización, la independencia personal, seguido por la libertad de elegir el lugar y momento para trabajar". Los que deciden ser dependientes, en tanto, dicen preferir la seguridad de recibir mes a mes los mismos ingresos.

La mayoría de los emprendedores se concentran en Montevideo. Después vienen los de los departamentos de Canelones y Maldonado. El 49% elige el sector de los servicios, mientras que el 30% se focaliza en el comercio y un 12% en la industria. El grueso cuenta con educación media superior, le siguen los de educación terciaria o superior, media básica y por último los que solo tienen primaria.

Los obstáculos que más ven los jóvenes emprendedores están en la inseguridad de los ingresos, la falta de los recursos financieros para arrancar, y los trámites engorrosos que deben hacerse con el Estado. Solo 10% optó por financiamiento bancario para empezar. El informe del CED señala que "en relación a este método existen dificultades para acceder debido a los altos costos de las tasas requeridas, de las tasas de interés y la carencia de garantías reales".

El tiempo que se necesita para que un pequeño emprendimiento como el de Juan empiece a funcionar, es un misterio. Hasta ahora lo que ha logrado es cubrir los gastos. Todavía no hay ganancias. "Ya vendrán", dice confiado.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º