PARTIDOS EN PUGNA

La campaña espera por la Copa

El Frente Amplio espera por la decisión de Danilo Astori, los blancos por Verónica Alonso y los colorados por Ernesto Talvi. Los tres partidos históricos tendrán candidaturas múltiples. La carrera hacia una dura interna tiene fecha de inicio: 16 de julio, cuando termine el Mundial.

Foto: AFP
Foto: AFP

Si el sueño de todo un país se hace realidad, el domingo 15 de julio a las 12 del mediodía la selección estará disputando la final del mundo. La esperanza es lo último que se pierde. Ya el lunes, cuando el clamor mundialista empiece a sosegarse, los aspirantes a ser el presidente N° 43 de la República Oriental del Uruguay empezarán a correr. Intentarán gambetas, cañitos, bicicletas, toda destreza que los acerque a la copa. Algunos arrancarán con ventaja, otros saldrán parejos a la cancha; también estarán aquellos que añorarán un gol en la hora, aunque sea de rodilla, con la mano o la oreja. Apelarán también a la esperanza.

El Mundial es un mojón para los partidos, que coinciden en que en un país tan futbolero los anuncios en la previa y más aun durante el Mundial están destinados a pasar inadvertidos. Primero la pelota, que no se mancha, luego la política.

Y pese a que falta poco para la temporada de definiciones, lo cierto es que en todos los partidos hay cuestiones de peso por resolver. El Frente Amplio aún no confirmó quiénes disputarán la interna. El Partido Nacional tiene a Luis Lacalle Pou y Jorge Larrañaga ya confirmados, pero falta la definición de Verónica Alonso y del grupo de intendentes disidentes de Alianza Nacional. El Partido Colorado espera por el sí del "Mesías", como muchos lo llaman, a veces en broma y otras en serio, Ernesto Talvi. Nada está claro.

Por el cuarto gobierno.

El Frente Amplio luce un gigantesco signo de interrogación. La pregunta es: ¿llegó el tiempo de la renovación o lo mejor para ganarles a los blancos y gobernar por cuarta vez es un candidato con fuertes raíces históricas? La primera definición en este sentido la tiene que dar el ministro de Economía, Danilo Astori, que después de la Copa del Mundo dirá si tiene aspiraciones o no de ser candidato a la presidencia.

Tras la voluntad expresada por Astori, Asamblea Uruguay será la que deberá decidir si es conveniente o no que se presente. "Primero está su decisión individual, y luego la discusión interna dentro del sector. Y nosotros siempre tomamos decisiones bajo los siguientes parámetros: primero lo que sea positivo para Uruguay, segundo lo que sea positivo para el Frente Amplio, y por último lo que sea positivo para el sector", explica el diputado José Carlos Mahía. En otras palabras, si la mayoría entiende que Astori puede hacer que el Frente pierda la elección, le pedirán que no se presente.

Hasta ahora son nueve los nombres de virtuales candidatos que han salido de boca de los dirigentes del Frente Amplio; algunos con chance y otros que, a simple vista, solo pueden aspirar a juntar la mayor cantidad de votos durante el camino. Uno sabe que Alemania tiene chances de ganar el Mundial y también que Senegal, a lo más que puede aspirar es a sortear los mayores obstáculos posibles antes de caer al abismo. A José Mujica muchos no lo descartan, entre ellos Mahía. Para algunos es el candidato ideal —es Alemania—para otros un mal necesario, y para otros tantos un mal a secas. Él ha repetido una y otra vez que no, que el candidato tiene que ser otro. Pero...

El nombre que más fuerte suena es, entonces, el del intendente Daniel Martínez. Ya es más que un secreto a voces que este no cuenta con un gran cariño por parte de Tabaré Vázquez y Mujica, dueño de la mayoría de los votos del Frente y de las bancas en el Parlamento. "Voy tranquilo y no me quiero apurar", se limita a declarar Martínez. Desde su entorno, en tanto, señalan que si confirma su candidatura, lo hará en esta primavera.

Todo esto remite a otra pregunta: si Mujica no se presenta, ¿a quién apoya? Ha dicho que quiere esperar por la resolución de Astori, pero al mismo tiempo parece poco probable una alianza entre el astorismo y el mujiquismo de cara a 2019. Mahía cree que, de algún modo, "Mujica se lo debe" a Astori por "haber hecho campaña muy enfermo" en 2009, cuando el expresidente ganó la elección. Para el común de los ojos de cualquier uruguayo una alianza entre ellos es pensar en cosas imposibles, pero la política, igual que el fútbol, sabe de deparar sorpresas.

Mujica ha impulsado los nombres del presidente del Banco Central, Mario Bergara, que también es astorista; el de la ministra de Industria, Carolina Cosse, que sí es de su sector; y también el del intendente de Canelones, Yamandú Orsi, igualmente del MPP.

Gritos sueltos lanzaron los nombres del ministro de Relaciones Exteriores, Rodolfo Nin Novoa —quizá el favorito del presidente Vázquez—, sindicalistas bregaron por el dirigente de la construcción y panelista de televisión Óscar Andrade; y hasta el expresidente Raúl Sendic fue convidado a presentarse, aunque solo por parte de los pocos fieles que le quedan en su lista 711.

Por la tercera vía.

Los blancos también tienen que zanjar diferencias puertas adentro del partido: "Todos", con la pata herrerista consolidada, tiene a Laca-lle Pou como su claro candidato; en tanto, el wilsonismo se partió en al menos tres pedazos tras la derrota inesperada en la interna de 2014. El único aspirante confirmado por este sector, hasta ahora, es el senador Larrañaga, que se puso en carrera ya el año pasado, y que se encuentra haciendo recorridas por todo el país. Después están Verónica Alonso y el grupo de intendentes liderado —en principio— por Sergio Botana, que también aspirarían a tener un candidato propio. Tanto a la interna del Partido Nacional como dentro de los otros partidos de la oposición ven a Lacalle Pou como un rival fuerte para ganarle al oficialismo, pero en general coinciden en que tiene un techo, que ya creció bastante, y que los votos que necesita para ganar son los que tienen que conseguir los otros sectores blancos e incluso el resto de las fuerzas opositoras.

Larrañaga, por su parte, no para de moverse, y sostiene que su agenda va más allá de lo que pase con la Copa del Mundo. "Más allá de nuestra confesa adhesión a la celeste, inocultable, porque yo soy bolso pero lo que más me despierta pasión es la selección, lo cierto es que nosotros vamos a seguir trabajando como veníamos haciendo, proponiendo nuestra agenda para el progreso, para coordinar un mínimo denominador común con los partidos de la oposición; recolectando firmas para cambiar el enfoque en cuanto a la seguridad pública, y eso es algo que vamos a lanzar antes del Mundial; y con un trabajo presencial en todo el país", señala Larrañaga. Y agrega: "Tengo una visión de liderazgo firme, que convenza, y que pueda aglutinar a gente de otros partidos políticos para viabilizar un gobierno a partir del 1° de marzo del 2020".

Con Larrañaga convencido a dar batalla, sus exaliados que apuestan a renovar el partido no tendrán otra que hacerlo fundando una tercera vía dentro de este. Alonso sostiene que nuevos liderazgos pueden llevar a juntar más votos para los blancos de cara a 2019. Durante un tiempo coqueteó con un pacto con los intendentes de Alianza Nacional disidentes: Botana (de Cerro Largo), Dardo Sánchez (de Treinta y Tres), Enrique Antía (de Maldonado), Eber da Rosa (de Tacuarembó); pero estos por ahora solo decidieron que para la próxima legislatura pretenden tener una bancada parlamentaria propia. Suena el nombre de Botana como un posible candidato por este grupo y se están haciendo sondeos de opinión para determinar si el intendente podría tener proyección a nivel nacional. Según publicó Búsqueda, Antía también es una opción.

"Nosotros ya empezamos el año pasado con recorridas, con timbrazos, y a reforzar la estructura en lugares donde no teníamos estructura. Y esto vamos a seguir haciéndolo, más allá de mi decisión. Esto no puede ser un tema de Verónica Alonso desde su individualidad, desde el ego, esto tiene que ser porque se necesita otra opción, y porque nace de un apoyo que viene desde abajo", señala por su parte la senadora.

Tanto desde el larrañaguismo como del entorno de Alonso sostienen que Botana y los demás intendentes se terminarán yendo con el que mejor mida en las encuestas, y de un lado señalan que en los sondeos cercanos a las internas Larrañaga será el que lidere, mientras que desde el otro confían en que Alonso podrá empatar o incluso superar al líder de Alianza Nacional. Confían, también, en que el liderazgo de Botana es más bien local, y que no logrará consolidar una carrera a nivel nacional.

Lo que el Partido Nacional se debate es una tercera vía firme, mas no la presencia a secas de un tercer candidato, ya que, de hecho, la interna blanca tiene a otros aspirantes en carrera, como es el caso del diputado Carlos Iafigliola, de la Corriente Social Cristiana, y uno de los dirigentes más acérrimos en su crítica contra el aborto; y Juan Andrés Ramírez Saravia, hijo del exministro del Interior en el gobierno de Luis Alberto Lacalle y actual decano de la Facultad de Derecho.

Encuestas dan un escenario muy peleado

Una encuesta de Grupo Radar de hace un mes señaló que en un virtual balotaje entre el intendente frenteamplista Daniel Martínez y el senador blanco Luis Lacalle Pou, el primero obtendría 40% de los votos, el segundo el 39%, el 13% sufragaría en blanco o anulado y el 8%, que lo definiría todo, se identifica como indeciso. La última encuesta de Factum, que presentará a fines de este mes una medición entre virtuales candidatos, señala que para la mayoría de los votantes, el 53%, el Frente Amplio será el que ganará el año que viene. Opción Consultores presentó a principios de este mes un sondeo que le dio el 29% de las preferencias a los frenteamplistas y 27% a los nacionalistas; el Partido Colorado 7%, el Partido de la Gente del empresario Edgardo Novick 5%, el Independiente 4%, Unidad Popular 3% y 25% de indecisos.

El elegido.

"Estamos esperando al Mesías", dice un dirigente colorado, un poco en broma y un poco en serio. Habla de Ernesto Talvi, el director de Ceres, el economista, el "Chicago boy" al que varios aspiran para sacar al partido del pozo más hondo en el que ha caído en su historia. El primero en otorgarle su bendición fue el expresidente Jorge Batlle, con quien se reunía a menudo. Tras su muerte, otro exmandatario comenzó a apadrinarlo, Julio María Sanguinetti. Cuando a Pedro Bordaberry, ya decidido a retirarse de la vida política, le preguntan por él, dice que le gusta como candidato, pese a que aclara que no piensa en él como su sucesor.

Es que Pedro se fue sin dejar sucesores; por eso, también, cuando anunció su decisión, Vamos Uruguay voló en mil pedazos: Germán Coutinho, el senador y exintendente de Salto, que había sido su candidato a vicepresidente en 2014, se fue con el precandidato José Amorín Bat-lle; el diputado Germán Cardoso dice estar decidido a lanzar su propia precandidatura; y el también representante Adrián Peña es uno de los que esperan por Talvi. Inhibido de hablar de política hasta después del mes de junio —debido a acuerdos internacionales de Ceres—, se espera que, justamente, después de la Copa del Mundo Talvi salga a la cancha.

Pero Talvi pone condiciones. Si quieren que él se cargue al hombro el Partido Colorado, lo hará, pero solo al partido, no a los dirigentes históricos que, a su entender, representan todo lo que él debe sacarse de encima para poder lograr la resurrección que sueñan los que lo fueron a buscar.

Un importante dirigente del partido cuenta que hace poco menos de un mes, el diputado y excandidato a la presidencia Tabaré Viera fue a reunirse con Talvi: le pidió saber si se iba a presentar o no, y le dijo que en caso de hacerlo iba a contar con su apoyo. Talvi agradeció, pero dijo que prefería reunirse con otros dirigentes. Consultado sobre esto, el economista decide no contestar y repetir lo que viene diciendo cada vez que habla con la prensa: "Recién en junio o julio decidiré si habré de ingresar a la vida política. Hasta entonces, cuando haya cumplido con los compromisos que tengo asumidos y decidido mi eventual ingreso de la política, prefiero abstenerme de opinar". Viera, en tanto, sí reconoce que hubo encuentros: "Con Talvi hablamos un par de veces, para conocernos, para ver cuáles eran sus intenciones. Él lo que nos manifiesta es que más adelante va a decidir si hace acuerdos, y nos plantea también que quiere que su grupo sea nuevo, que sea el talvismo. Nosotros, como también tenemos que tomar definiciones y no podemos esperar, fuimos a hablar directamente con Sanguinetti".

El encuentro con el exmandatario se desarrolló hace algunas semanas en la casa de Sanguinetti en Punta Carretas. Además de Viera, fueron el diputado Conrado Rodríguez, el intendente de Rivera, Marne Osorio, y el exvicepresidente Luis Hierro López. "Fuimos a pedirle un sacrificio más, que abandonara su confort, que se metiera de lleno y llevara la bandera de este movimiento, de este espacio. Y él aceptó. Nosotros entendemos que el momento histórico que vive el país, de dificultades importantes, la propia economía, los temas de inserción en el mundo, precisa de las mejores cabezas, las mejoras figuras. Uruguay no puede permitirse el lujo de prescindir del doctor Sanguinetti".

El exmandatario, que venía diciéndole no a cualquier tipo de candidatura, expresando que él estaba para apoyar a todos los candidatos como un abuelo bueno que busca que sus nietos no se peleen, les dijo —cuenta Viera—, que solo podía ser candidato a senador.

La semana pasada, en una entrevista con El País, Sanguinetti declaró sobre su candidatura que "no está definida, ni descartada". Dijo que no deseaba ser candidato, pero que tampoco lo podría descartar, que lo dirán los hechos. Hace años que Sanguinetti repite en su fuero íntimo que en caso de encarar una campaña es lo mismo hacerlo para conseguir una banca en el Senado o el sillón del presidente de la República, en el sentido de que el esfuerzo de recorrer el país, preparar y dar discursos, prestarse a decenas de notas de prensa, es el mismo.

Peña, en tanto, es los pies de Talvi en el fango de la política. El diputado recorre el país buscando adhesiones para una candidatura que ya todos coinciden es inminente.

Desde el grupo de Amorín creen que al empresario le será difícil consolidar una alternativa colorada a nivel nacional, y confían que en la situación actual son los favoritos para ganar la interna.

Desde Batllistas Orejanos, el sector de Amado, apuestan a después del Mundial para presentar una serie de propuestas programáticas —la más novedosa es la de crear campus educativos, en los que se incluyan jardines, escuelas, liceos y policlínicas—, al tiempo que aspiran a captar los votos de los frenteamplistas desencantados. "Estamos trabajando, la idea es presentar todo después del Mundial", señala Amado.

Los independientes.

Con los sondeos mostrando que a partir de 2020 su papel en el Senado será fundamental, el Partido Independiente también busca hacerse de los votos de los frenteamplistas desencantados. Incluso, buscan sumar a sus filas a algunos de los dirigentes más enojados. Han tentado al exsubsecretario de Educación, Fernando Filgueira, y al sindicalista de la bebida, Richard Read, ambos del colectivo Eduy21, que vela por una reforma educativa a partir del próximo gobierno. Estos, por ahora, se han negado.

Lo cierto es que tanto el Partido Independiente como Batllistas Orejanos esperan por saber cómo se disputará la interna en el Frente. Creen que si Mujica se presenta y compite, por ejemplo, con el intendente Martínez, mucho de los votos que ellos podrían captar sufragarían en la interna del Frente para evitar que gane el mujiquismo. Esto afectaría más a Amado, que tiene rivales en la interna.

Después quedan las candidaturas de Edgardo Novick, en el Partido de la Gente, que ha intentado convencer a los líderes de los partidos de la oposición de generar un solo grupo —una Concertación, como en la elección pasada a la Intendencia de Montevideo— para enfrentarse al Frente. Por Unidad Popular, aún no está claro si el candidato a la presidencia será otra vez Gonzalo Abella, pero es lo más probable. Lo que sí es seguro es que, en un eventual balotaje, este no apoyará a ninguno de los candidatos que se presenten.

El partido comienza después del pitido final de la Copa, y todo indica que va a estar peleado y lleno de patadas.

Mieres y Novick corren sin rivales, pero ya preparan programas y recorren todo el país
Pablo Mieres. Foto. Fernando Ponzetto

El Partido Independiente y el Partido de la Gente, los dos sin competición en la interna por presentar candidatos únicos, igual son de los que más se mueven de cara a 2019. Tanto el senador Pablo Mieres como el empresario Edgardo Novick se concentran en giras por todo el país, que terminarán antes del Mundial, y tienen una agenda cargada para el segundo semestre del año.

"Estoy completando una recorrida por todas las capitales departamentales, que va a terminar antes del Mundial, y en el segundo semestre seguiremos girando", dice Mieres.

El líder independiente también lanzó el mes pasado las jornadas de elaboración programática, que continuarán el 12 de mayo con discusiones sobre educación y se cerrarán el 9 de junio con un debate sobre integración social. "Con esos insumos vamos a elaborar el programa del partido y en la segunda mitad del año va a ser aprobado", cuenta el legislador.

El Partido Independiente tiene previsto su lanzamiento de campaña para noviembre.

Novick también se concentra en recorrer el país y en generar un programa de gobierno fuerte para seducir y lograr relegar a los partidos históricos. Tiene la vista puesta en un principal objetivo: que el Frente Amplio no logre su cuarto gobierno consecutivo.

Prepara para los próximos días una gira, que se hará en tres partes, y que se propone recorrer todo el país antes de que comience la Copa del Mundo.

Durante la competencia, en tanto, el candidato estará en Rusia. "Voy siempre al Mundial, incluso cuando Uruguay no clasificaba", señala.

Mientras él esté allá sus técnicos seguirán trabajando. "Hay 24 equipos que están preparando los lineamientos del programa del Partido de la Gente", dice. Las áreas son educación, seguridad, infraestructura, vivienda, entre otras.

En tanto, para después del Mundial Novick anuncia la visita a Uruguay del exgobernador de Nueva York, Rudolph Giuliani, con quien se presentarán una serie de medidas en materia de seguridad que pretende implementar aquí.

"Además, vamos a trabajar con las ideas de estudiantes y profesores de la Universidad de Harvard, que tomaron el caso Novick para hacer un estudio, por cómo salí de una familia humilde, mi trabajo como empresario y mi irrupción en la política. Ellos también presentarán ideas que los equipos de trabajo van a analizar", agrega.

Candidaturas by ElPaisUy on Scribd

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º