URUGUAY 35 AÑOS DESPUÉS

La calidad de vida posdictadura: mayor acceso a bienes y a mejores precios

El doble de uruguayos tiene auto o camioneta y la posesión de electrodomésticos se disparó en las últimas décadas. La proporción de propietarios de hogar se mantiene, pero se duplicaron los "ocupas".

Pasos hacia vidas de mayor calidad. Foto: Shutterstock
Pasos hacia vidas de mayor calidad. Foto: Shutterstock

Antes se vivía mejor. Eso suele oírse de boca de los uruguayos, ¿o usted mismo no ha tenido esa sensación? La percepción aparece cuando se trata de comparar los costos cotidianos de los adultos de hoy y los de hace 35 años. Pero, ¿qué tan real es? Por lo pronto, lo que “dicen” los datos para el conjunto de la población es más bien lo contrario.

Empecemos por analizar la tenencia de vivienda. La cantidad de uruguayos propietarios se mantuvo casi incambiada entre 1985 y 2018: en el entorno del 60% es dueño de su hogar. Sin embargo, los inquilinos se redujeron considerablemente (algo menos de la mitad) y los ocupantes de viviendas o terrenos ajenos se multiplicaron: hoy son más del doble. Y eso que, como veremos más adelante, los precios de los alquileres bajaron.

En cuanto a la posesión de electrodomésticos la conclusión es indiscutible: el acceso a un calefón, a un refrigerador (con o sin freezer), un lavarropa, un televisor a color, e incluso una lavavajilla, creció y en algunos casos se duplicó. Además, 45,6% de los uruguayos tiene auto o camioneta, cuando esto era una condición de solo el 22,8% en 1985.

Ahora veamos cómo evolucionaron los precios de algunos bienes entre 1985 y 2018. Para poder hacerlo se convirtió el valor expresado en nuevos pesos (N$), moneda oficial uruguaya en el periodo 1975-1994, a pesos uruguayos ($). Posteriormente se actualizó el valor respecto a los niveles de inflación anuales del período 1985-2018. En el caso de los valores expresados en US$ también se consideró la devaluación entre ambas monedas.

En cuanto a las frutas y las verduras, en una canasta que incluye: durazno, manzana, frutilla, zapallo, pepino, remolacha, tomate, puerro, perejil, papa, espinaca, chaucha, cebolla y acelga, el único producto que presenta un mayor valor en 2018 respecto al valor actualizado de 1985 es el perejil. El resto cuesta igual o menos. Y si sumamos los precios que tenían todas estas frutas y verduras según las cifras relevadas en el Gallito Luis de 1985, y lo llevamos a pesos del 2018, el valor del conjunto se redujo casi a la mitad.

En relación a los productos de supermercado, si tomamos una canasta de bienes conformada por harina de trigo, aceite de girasol, yerba, fideos al huevo, dulce de membrillo, polvo de hornear, jabón e insecticida, se valora la misma tendencia: los precios de 1985 eran mayores, y el valor del conjunto también bajó, aunque menos que las frutas y verduras: se redujo aproximadamente un cuarto.

El mismo análisis se puede hacer en referencia a una garrafa de 13 kilos y su carga respectiva. Entonces vemos que el precio de esta fuente de energía popular es hoy la mitad del valor de 1985.

También el mobiliario ha reducido su costo. En este caso se toma como referencia un conjunto de muebles entre los que hay una mesa para televisor, un placard y un juego de dormitorio que incluye cama de dos plazas, dos mesas de luz y una cómoda con espejo. Los precios, tomados del Gallito Luis y actualizados a 2018, comparados con los de una mueblería estándar del mercado local actual, también reflejan un abaratamiento.

En cuanto al acceso a la vivienda, se intenta precisar cómo cambiaron los precios de los alquileres en estos 35 años. En 1985, un apartamento en Pocitos, con dos dormitorios, garaje y servicio de calefacción a través de losa radiante, tenía un valor equivalente a $ 73.171 de hoy. Actualmente, un apartamento de similares características podemos encontrarlo por $ 37.000. Si el mismo ejercicio se hace con un apartamento ubicado en el Centro, que cuenta con tres dormitorios, dos baños, cocina, comedor y terraza, se ve que el precio en 1985 ronda los $ 44.347 actualizados, mientras que hoy podemos encontrarlo por $ 32.700.

Ahora, ¿qué sucede si comparamos el costo del alquiler respecto al ingreso per cápita anual de Uruguay? En el caso del apartamento de Pocitos, en 1985 representaba un costo de 2,09 ingresos per cápita anuales, los cuales se reducen a 0,68 ingresos per cápita anuales en 2018. En el caso del apartamento del Centro, en 1985 representaba 1,27 ingresos anuales, que para 2018 bajan a 0,6. En ambos casos observamos una reducción en el costo del alquiler como proporción del ingreso.

Por último, comparemos la diferencia de precio de dos vehículos. Por recomendación de especialistas en el mercado automotor, ponemos el ojo en un Volkswagen Gol Nafta y una Toyota Hliux Diesel 4x2; en ambos casos los vehículos son similares en 1985 y en 2018. El VWGol, traído a precios actuales costaría 28.180 dólares; en 2018 sale 15.490 dólares. La Toyota Hilux costaba 61.600 dólares en 1985, mientras en 2018 se la adquiere por 44.990 dólares.

Más estudios, más crímenes y necesidades insatisfechas

Otras variables para analizar la evolución de la calidad de vida podrían ser la educación, la criminalidad y el nivel de satisfacción de las necesidades básicas.

Sobre lo primero, los datos disponibles demuestran que el ingreso a la Universidad de la República bajó a partir de 1985 y la tendencia se mantuvo hasta 1995, cuando comenzó a ascender en forma sostenida hasta 2010.

Entonces la población universitaria crece, pero a costa de la oferta privada. Por otro lado, la criminalidad aumenta en forma sostenida en el período en lo que refiere a las rapiñas; los homicidios, en tanto, aumentan a partir de 2010.

Si miramos la evolución de las necesidades básicas insatisfechas (NBI), vemos un aumento: en 1985 el índice era de 27,6, y para 1996 subió a 38,7; luego bajó a 33,8 en 2011. Aquí vale una aclaración: los indicadores de carencias críticas, utilizando los censos para calcular NBI diferentes a lo largo del tiempo, toman el indicador resumen, que está compuesto de subindicadores diferentes entre sí en los distintos momentos. Los especialistas consideran que la tendencia general es a la baja.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)