EL CENTRO ESTÁ OCUPADO DESDE EL 18 DE AGOSTO

Asamblea vota mañana desocupación del IPA; reclaman más becas y el famoso 6%

Lunes al mediodía. La puerta del Instituto de Profesores Artigas (IPA) está un poco menos concurrida que de costumbre. Un grupo de estudiantes charla en círculo. Otro, más pequeño, toca la guitarra y ensaya unas canciones. Un cuidacoches aprovecha la sombra que hace la fachada y se relaja en el escalón de la puerta. Atrás suyo un cartel reza: "Ceipa resiste".

El centro de estudiantes del IPA (Ceipa) mantiene una ocupación desde el 18 de agosto. Mañana una asamblea promete poner fin al conflicto. A diferencia de otras medidas gremiales que hubo en la educación durante el último mes, el caso del IPA fue un tanto más silencioso y menos resistido.

De los 6.500 alumnos matriculados, más de 500 participaron de la asamblea que, por consenso, estableció la ocupación del edificio por tiempo indeterminado. El resto del alumnado tomó con cierta calma la medida porque era época de receso. Eso sí, "ya van dos semanas y sería bueno volver a clase", dice Joaquín Batista, un estudiante no agremiado, pero que acompañó y respetó la medida de lucha.

Pareciera que también acompañó el sindicato del TAXI y el MPP, al menos estas dos banderas son algunas de las que cuelgan sobre la fachada cada vez más pintada del IPA. Los docentes coincidieron en parte del reclamo, pero no se plegaron a la ocupación. Y la dirección, que prefirió no dar declaraciones "para no complicar la situación", admitió que la relación interna es buena.

Es que hay reclamos que son compartidos por toda la comunidad académica del IPA. Si bien el edificio fue remodelado y está "en buenas condiciones generales", dice Diego Almada, vocero de prensa de los estudiantes, "preocupa la poca accesibilidad". Sobre la entrada, a pocos pasos de donde descansa el cuidacoches, está la única rampa con que cuenta el edificio de tres pisos. Tampoco hay ascensor. "El gimnasio está deteriorado, hay goteras y la calefacción es un desastre". Hay colgados varios equipos de aire acondicionado pero no funcionan porque "la instalación eléctrica es muy vieja".

En 2002, la profesora Mónica Isquierdo tenía cursos con el turno de la noche en otra sede porque no había lugar, "hoy hay más espacio y condiciones", reconoce. De hecho, durante la tarde que es cuando está el turno que más abandono tiene (se desconocen las razones) llegan a haber varias sillas vacías.

Otro asunto que preocupa a la interna es la cantidad de becas que reciben los estudiantes (son 55 según el gremio y de un tercio de lo que reclaman). Piden que un 10% del padrón estudiantil reciba una ayuda de $15 mil al mes y que la primera partida sea entregada en marzo. Pero lo que más inquieta al alumnado de profesorado es qué pasará con ellos en un futuro cercano.

La exigencia de que un 6% del PBI vaya a al ANEP y Udelar es una de las razones que más se hace notar en los carteles, volantes y discursos. En este sentido, la ocupación es, para ellos, una muestra de solidaridad con sus futuros colegas. Lo otro es que el salario docente sea igual a media canasta básica. "Si hubiera voluntad real de formar docentes, la primera propuesta sería económica y presupuestal", dice Almada.

Y concluye: "La formación del IPA es buena, tenemos excelentes docentes y el nivel es exigente... lo que falta es dignificar nuestra profesión".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados