JUEGOS OLÍMPICOS

Superchampiones y pistas: ¿las razones de tantos récords olímpicos en Tokio 2020?

La pista atlética del Estadio Olímpico fue construida especialmente para favorecer la velocidad.

Tokio
La pista atlética del Estadio Olímpico de Tokio

Además de los atletas, que han batido varios récords del mundo en el atletismo olímpico, la pista del estadio de Tokio 2020 tiene su protagonismo según los expertos: fue construida para favorecer la velocidad.

“Con más de la mitad del programa de atletismo por delante, otros tres récords mundiales convertirían a estos en los Juegos Olímpicos con la mayor cantidad de nuevos récords desde Montreal 1976, cuando hubo nueve”, explicó Simon Gleave, jefe de análisis deportivo de la consultora Nielsen Gracenote, citado por BBC Mundo.

No solo los ganadores han batido marcas mundiales, sino también dos medallistas de plata, Rai Benjamin y Dalilah Muhammad. Y muchos competidores han mejorado sus tiempos personales.

La responsabilidad de la pista en el Estadio Olímpico de Tokio corresponde a la empresa italiana Mondo, que las fabricó para las 12 ediciones anteriores de los Juegos. Claro que la tecnología se perfecciona día a día. El modelo usado se denomina “Mondotrack WS” y es una mejora con relación al usado en los Juegos de Río de Janeiro 2016.

El piso fue fabricado en las instalaciones de Mondo en Alba (Italia), es rojo y el perímetro exterior del anillo es negro. La superficie total de Mondotrack WS colocada equivale a 35.700 metros cuadrados, lo cual supone 420 toneladas de goma o 1.875 rollos de 220 kilos de peso cada uno, según la web de la firma.

Se incluyeron gránulos de goma a la pista de 14 mm, mientras que la capa inferior tiene un diseño hexagonal que deja pequeñas bolsas de aire.

Andrea Vallauri, su diseñador, dijo al diario inglés The Guardian que este sistema de construcción permite “absorción de impacto y algo de retorno de energía; al mismo tiempo, un efecto de trampolín”.

“Hemos mejorado esta combinación y por eso estamos viendo que la pista ha mejorado su rendimiento”, dijo.

Según sus estimaciones, la superficie les da una ventaja de rendimiento del 1% o 2% a los atletas, lo que la convirtió en la más rápida de la historia.

Eso se reflejó en las distancias cortas, donde se aprecia la mayor explosión de los competidores, así como en el salto. La venezolana Yulimar Rojas, campeona olímpica y nueva recordwoman mundial en salto triple, puede ser un ejemplo.

El velocista estadounidense Ronnie Baker comparó la sensación de correr allí con la de estar en una nube, por lo suave. “Algunas pistas simplemente absorben tu rebote y tu movimiento; éste lo regenera y te lo devuelve”, comentó su compatriota Sydney McLaughlin, quien mejoró su marca mundial en 400 vallas.

Otro elemento al que se atribuyen propiedades especiales para batir récords es el calzado. Muchos atletas presentan un modelo de Nike superliviano, que contiene una placa rígida y una espuma que brindan la sensación de propulsión a cada paso. La iniciativa, sin embargo, fue criticada por algunos atletas, señalando que se trata de un “dopaje mecánico”.

Más allá de ese modelo, todos los competidores de primera línea tienen sus zapatillas de alta tecnología. El ganador de los 400 metrops con vallas, el noruego Karsten Warholm criticó el modelo Nike del subcampeón Rai Benjamin pero comentó que estaba trabajando con la marca Puma y el equipo Mercedes de Fórmula 1 para tener su propio calzado.

tecnología

Los ciclistas en el túnel de viento

También en ciclismo caen los récords. Ya en el primer día de competencia en el Velódromo de Izu se batieron varias marcas.

La pista, considerada rápida, es una de las causas. Sin embargo, no se trata de una instalación nueva, sino que ya tiene diez años. Está hecha con madera de pino siberiano. Otros atribuyen esas mejoras al clima cálido y la menor densidad del aire de la zona donde se encuentra.

Para algunos observadores, las bicicletas son la principal explicación. Si bien los estudios aerodinámicos ya no representan una novedad, todo lo demás es campo de experimentación y mejores.

Por ejemplo, los ciclistas británicos utilizan en Tokio bicicletas fabricadas por la casa Lotus, la misma que corría en Fórmula 1 en el pasado, hoy especializada en diseño de barcos, muebles y otros productos, propiedad del grupo chino Geely y de Etika Automotive de Malasia. Los modelos fueron probados en túneles de viento, buscando menor peso posible de los componentes, la mayor rigidez y resistencia y la mínima oposición al paso del aire.

También el equipo de Hong Kong probó en túnel de viento cuál era la mejor combinación entre la postura del ciclista, el cuadro de la bicicleta, los neumáticos, el casco y la vestimenta

Las bicicletas que usan los representantes de Estados Unidos tienen la transmisión del lado izquierdo en lugar del derecho, lo que mejora la aerodinámica, pues se gira siempre hacia la la izquierda.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados