TRAGEDIA AÉREA

Todos con Chapecoense

En Chapecó y Medellín, dos estadios repletos para despedir a las 71 víctimas de la tragedia aérea en una noche cargada de emoción.

Dolor. Las fanáticos de Chapecoense llenaron el estadio con velas. Foto: AFP
Dolor. Las fanáticos de Chapecoense llenaron el estadio con velas. Foto: AFP
Repleto. Así lucía el estadio en Medellín a la hora que debía disputarse la final de ida de la Copa Sudamericana 2016.
Repleto. Así lucía el estadio en Medellín a la hora que debía disputarse la final de ida de la Copa Sudamericana 2016.
Color. El Estadio Arena Condá se pintó totalmente de verde y blanco.
Color. El Estadio Arena Condá se pintó totalmente de verde y blanco.
Aliento. Los fanáticos de Chapecoense dejaron las gargantas cantando por las víctimas.
Aliento. Los fanáticos de Chapecoense dejaron las gargantas cantando por las víctimas.
Angustia. Los hinchas no pudieron contener las lágrimas en una noche muy emotiva.
Angustia. Los hinchas no pudieron contener las lágrimas en una noche muy emotiva.
Gesto. Los hinchas de Nacional fueron todos de blanco y con velas.
Gesto. Los hinchas de Nacional fueron todos de blanco y con velas.
Unión. Integrantes del club y excompañeros reunidos en la cancha.
Unión. Integrantes del club y excompañeros reunidos en la cancha.

En Chapecó, los hinchas colmaron el Arena Condá para homenajear a las víctimas del accidente aéreo que terminó con las vidas de 71 personas, entre ellas, integrantes del equipo brasileño Chapecoense. Allí, dijeron presente los familiares de los fallecidos y también los integrantes del club que no habían viajado a Medellín.

Al mismo tiempo, a la hora que estaba programado el primer partido de la final de la Copa Sudamericana en el Estadio Atanasio Girardot de Medellín, los hinchas del Atlético Nacional también se juntaron y le rindieron un sentido homenaje a las víctimas.

En el comienzo del mismo, fueron soltadas en el centro del campo de juego 71 palomas que recordaron a cada una de las personas fallecidas en el siniestro, en el que además hubo seis sobrevivientes.

Al acto asistieron los ministros brasileños de Relaciones Exteriores, José Serra, y de Cultura, Roberto Freire, así como el alcalde de Medellín, Federico Gutiérrez y autoridades colombianas y demás representantes de los clubes de fútbol.

"En estos momentos de gran tristeza, para las familias, para nosotros, para todos, las expresiones de solidaridad que aquí encontramos, como la de ustedes, de los hinchas y los ciudadanos, nos ofrecen un grado de consuelo inmenso, una luz en la oscuridad, cuando todos estamos intentando comprender lo incomprensible", aseguró, aseguró Serra entre lágrimas.

El ministro recalcó la actitud del Atlético Nacional y de todos sus hinchas que pidieron que el título de la Sudamericana fuera para el Chapecoense. Este señaló que es "un gesto que honra a esta ciudad de Medellín y que hace aún más grande a los verdolagas".

Alejandro Domínguez, presidente de la Conmebol, no pudo estar presente pero en su nombre se leyó un comunicado. "Estuve en Medellín y me conmovió la dedicación y solidaridad de esta gran ciudad y país. Agradezco a todas las autoridades que trabajaron en las labores de búsqueda y reconocer las labores de los socorristas. Todos ellos son unos héroes", señalaba la carta.

Dos estadios llenos, en diferentes lugares del continente, pero con el mismo sentimiento marcado a flor de piel. La rivalidad deportiva quedó en un segundo plano. Hoy todos están con Chapecoense. En su ciudad, en Medellín y en el mundo entero, los despidieron como campeones.

Falta de combustible.

Las autoridades aeronáuticas colombianas confirmaron ayer que el avión accidentado en cercanías al aeropuerto de Medellín que dejó 71 muertos, entre ellos la plantilla del Chapecoense, "no tenía combustible" al momento del impacto. "Ahora iniciamos un proceso de investigación para poder establecer el motivo", dijo el secretario de seguridad de la Aeronáutica Civil, Fredy Bonilla.

Decisión sorpresiva.

Nivaldo es uno de los arqueros alternativos del club y lleva 9 años en la institución. A sus 42 años su gran objetivo era disputar su partido 300 con la camiseta verde ante Atlético Mineiro en la próxima fecha del Brasileirao, pero la tragedia cambió sus planes. Ayer el arquero declaró que adelantará su despedida y ya no jugará más; pero aclaró que ayudará al club desde otra función.

La postura de Inter.

Fernando Carvalho, vicepresidente del Inter de Porto Alegre, se mostró molesto con la postergación de la fecha en el Brasileirao. "Nosotros tenemos nuestra tragedia que es la posibilidad de descender. Esta postergación va a ser perjudicial. Va a generar situaciones que en su momento comentaremos", dijo.

Una buena.

Guillermo León Molina, el médico que atiende a Helio Neto, el último sobreviviente de la tragedia, dijo que podría volver a jugar al fútbol. "Llegó al hospital con múltiples traumatismos y está con asistencia de respiración mecánica, pero si no tiene ningún daño neurológico, podría volver a jugar al fútbol", explicó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados