PEÑAROL

La mala suerte del "Vikingo"

Mañana le hacen un estudio a Marcel, temen que se trate de un desgarro en el posterior del muslo.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Foto: Francisco Flores

Iban 65 minutos del partido frente a Liverpool, cuando Marcel Novick quiso cubrir una pelota, se desplomó sobre ella y cayó mal. Enseguida su rostro evidenció muestras de dolor.

Sin embargo, fiel a sus características, se levantó con la misma rapidez con que se había caído y llegó a despejar una pelota de cabeza, lesionado y todo. Minutos después tuvo que ser sustituido por Nicolás Dibble. En el banco, tanto el doctor Horacio Decia, como el técnico Leonardo Ramos lo recibieron con rostros de preocupación.

El “Vikingo” fue enviado a su domicilio con ordenes de hacer reposo y colocarse hielo en la zona afectada: el posterior del muslo. Hoy será controlado por la sanidad cuando los aurinegros regresen a entrenar en Los Aromos. Si bien se esperaba que pudiera evolucionar con el paso de las horas. Ya tiene coordinado un estudio para mañana, pues cabe la posibilidad de que se trate de un desgarro.

Lo cierto es que la suerte no está del lado del volante, que no pudo jugar ni un minuto en el semestre pasado porque se había roto el tendón de Aquiles en la final del Campeonato Uruguayo frente a Plaza Colonia disputado el 12 de junio del año pasado. Novick fue a buscar una pelota contra a tribuna América cuando faltaban pocos minutos para el final del partido ante los colonienses y se lesionó solo. Fue sustituido por Tomás Costa, pero su lesión no le impidió regresar a la cancha para festejar el Campeonato Uruguayo 2015-2016.

Tras un mes de yeso, otro tiempo con bota hasta comenzar a caminar y cinco más de rehabilitación, el “Vikingo” regresó esta temporada.

“Se que hay que estar fuerte de cabeza para la recuperación. Lo he visto en compañeros. Pero me agarró ya maduro y me tocó en un cierre justo, en la final y saliendo campeones. Eso en lo mental fue bueno, porque si me hubiera lesionado tres meses antes hubiera sido mucho más duro. Me lesioné jugando y siendo importante para el equipo. Como que el tendón aguantó hasta la final. Eso en lo anímico me juegó a favor”, le contaba Novick a Ovación al tiempo de regresar a entrenar en Los Aromos.

Lo que más le costó del semestre de inactividad, fue la impotencia de no poder ayudar al equipo que terminó en el decimocuarto lugar de la tabla de posiciones. “A veces es duro escuchar críticas día a día y también aceptarlas. Aunque en algunos momentos fueran justas. Cuando peor me sentía era cuando no jugaba y Peñarol no ganaba. Sentía una gran impotencia. Querés solucionar las cosas y no podés estando afuera”, relató.

En realidad, el contrato de Novick terminaba en diciembre, pero fue al único futbolista de los que finalizaron sus vínculos con el club a fin de año, al que se le renovó.

Realizó toda la pretemporada. Y arrancó como titular en el primer partido amistoso disputado frente a Emelec en el Campeón del Siglo.

En el segundo partido de preparación, frente a Juventud en Las Piedras, Marcel jugó a segunda hora con los suplentes. Lo mismo pasó frente a Plaza Colonia en el CDS.

Frente a Atlético Paranaense en Brasil, Novick ingresó a los 64’ por Matías Mier. Fue allí donde lució por primera vez la camiseta número 50 y aclaró al regresar, que este año en Peñarol no se iba a utilizar la número 5 en homenaje a Néstor “Tito” Gonçálvez, fallecido a fines de diciembre. Y que la más parecida que había encontrado era la 50.

Y en el último partido de práctica disputado con Sud América en Los Aromos, Novick, sustituyó a Guzmán Pereira en el equipo titular y luego sumó más minutos con el equipo alternativo.

Sin embargo, a pesar de haber oscilado entre titulares y suplentes durante los amistosos de preparación, el “Vikingo” apareció en la oncena en el debut del equipo de Leonardo Ramos en el Apertura, frente a El Tanque. Y repitió el sábado en Belvedere con Liverpool, aunque tuvo que salir a los 69’ por lesión.

Tras no haber podido participar en el Campeonato Uruguayo Especial, Novick volvió a lesionarse en la segunda fecha del Apertura.

Los hinchas carboneros, que lo adoran, cruzan los dedos para que el desgarro no se confirme.

Marcel llegó hace cuatro años y medio a Peñarol. Vino desde Rampla Jrs. de la mano de Gregorio Pérez, quien fue bastante criticado por incorporarlo. Sin embargo, el volante no demoró en meterse en el corazón de los hinchas. Es que Marcel no afloja nunca y esa es una de las virtudes que más aprecian los aurinegros. Además, ya fue dos veces Campeón Uruguayo con la camiseta de Peñarol en el pecho: 2012-2013 y 2015-2016.

Boston River en el CDS sin Nández

El plantel aurinegro regresa hoy a entrenar en Los Aromos tras dejar por el camino sus primeros puntos de la temporada. El técnico Leonardo Ramos ya piensa en Boston River, el rival de la tercera fecha. Los dirigidos por Apud arrancaron el torneo Apertura con un empate frente a Plaza Colonia y ayer vencieron a River Plate por 2 a 0.

Los carboneros no podrán contar con su capitán, Nahitan Nández, que fue expulsado el sábado frente a Liverpool. Ramos deberá decidir quien lo sustituye. Una de las posibilidades es que ingrese Nicolás Dibble como volante por derecha, pero también depende de lo que pase con Marcel Novick, que salió lesionado. Ya serían dos bajas en la mitad de la cancha.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados