SUDAMERICANO SUB 20

La historia de Mateo y Mele

Un niño de seis años tiene como ídolo al arquero y, sin quererlo, fue la cábala que tuvo el jugador celeste.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Foto: El País

Mateo tiene 6 años y entrena en el Centro de Formación y Perfeccionamiento de Arqueros de Lorenzo Carrabs, a donde llegó gracias a Santiago Mele, arquero de Fénix y de la selección Sub 20 de Uruguay, su ídolo. A pesar de que hay 13 años de diferencia, Santiago y Mateo se hicieron amigos y esa amistad cobró fuerza durante el Sudamericano.

Cuando la delegación viajó, Virginia, la mamá de Mateo, lo llevó al Aeropuerto de Carrasco para despedir a los celestes con una pancarta que decía "Fuerza Santi".

Con Uruguay ya pronto para debutar, Mateo le mandó un video de aliento a Mele, pero con el sabor agridulce del empate. A los pocos días le envió otro y ahí la Celeste ya había conseguido su primera victoria. Entonces, esto se transformó en una cábala.

Pero no todo quedó ahí. Mateo fue a la peluquería a hacerse un corte en el que se viera la "S" de Santiago. Lo hizo, se sacó una foto y se la mandó al arquero de la selección que quedó sorprendido.

"Mateo lo tiene como ídolo desde que lo vio. Se conocieron y se hicieron amigos a pesar de que Santiago es mucho más grande. Siempre le habla a mi hijo y varias veces entrenan juntos. Cuando Villa Teresa estaba en Primera División (Mateo es hincha) le llegó a pedir a Santiago que se dejara hacer un gol porque era un sueño estar en la A", le contó entre risas Virginia a Ovación.

Y como no podía ser de otra manera, la madre se la jugó por su hijo y lo llevó al aeropuerto para recibir a la selección, sobre todo a Santiago.

Al llegar, el golero habló con Ovación y contó que "Mateo es un niño fantástico que entrena en el Centro de Lorenzo Carrabs. Nos escribíamos siempre y los videos y mensajes fueron como una especie de cábala en el torneo".

Mele fue de las grandes figuras de Uruguay y lo demostró con notables actuaciones y mucha seguridad. "Todavía no caigo, es inexplicable. Apostamos a clasificar al Mundial, lo logramos y vimos que podíamos ser campeones", expresó y agregó que "el grupo estuvo muy unido siempre, luchando todos para el mismo lado y cuando no se dieron los resultados nos hicimos más fuertes. Esa fue la clave".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados