SUD AMÉRICA

Gracias a Del Bosque

Alain Baroja, está entre la IASA y la selección.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Ilusionado. quiere tener continuidad en Uruguay. Foto: Fernando Ponzetto

Tenía diez años, estaba enamorado del fútbol, pero no tenía definido la posición en la cual jugar. Por eso, cuando disputaba los partidos en el colegio al cual asistía en Caracas jugaba un tiempo como delantero y otro como arquero, en un hecho que se repite en varios niños que terminan optando por el arco. Es la historia de Alain Baroja (26), el guardameta venezolano, hoy titular en Sud América.

"No me gustaba la posición de arquero porque no me gustaba que me hicieran goles y me ponía nervioso, pero el entrenador del colegio me insistía en que arqueara", recuerda Baroja en el hall del hotel en el que se está hospedando, mientras observa cómo otros dos huéspedes toman mate en un día bien de invierno, lluvioso y con mucho frío. "Al final, con el colegio fuimos a una gira por España, para jugar contra Atlético Madrid y Real Madrid; para nosotros era un sueño. Casualmente ahí estaba en pleno proceso que jugaba un tiempo y arqueaba otro y contra Real Madrid perdimos como 10 a 0, pero a mí me hicieron dos goles en el segundo tiempo. Ahí estaba Vicente Del Bosque en las gradas observando el partido de esos niños y cuando salimos me llamó, me felicitó y me dijo que era bueno como arquero. De chico no le di la magnitud a ese hecho, pero fue factor importante para mi decisión. Y aquí estoy", cuenta con una sonrisa.

Cuando se confirmó la noticia de que Baroja jugaría en Sud América, muchos dudaron de que fuera un "pase-puente". Es que más allá de no ser un futbolista tan conocido en Uruguay, sí lo es en el continente, producto de sus buenas actuaciones en la selección vinotinto. Fue el arquero titular de Venezuela en la Copa América de Chile y empezó jugando en las presentes Eliminatorias Sudamericanas. Además, disputó toda la temporada pasada como titular en el arco del AEK de Atenas (Grecia), donde tuvo como técnico al uruguayo Gustavo Poyet.

Pero su ficha fue adquirida por el Cádiz de España (actualmente en la Segunda División), que lo cedió para que jugara en el Caracas de su país (club en el que se inició), mientras su representante gestionaba el préstamo para jugar en la IASA hasta diciembre. La idea es tener continuidad, porque el equipo español le pretende dar la titularidad a partir de 2017.

Así explica el protagonista su llegada a Uruguay: "Desde un principio se tomó la iniciativa de venir para tener continuidad. Estoy con muchas ganas e ilusión. Sud América terminó el torneo pasado en buena posición y tenemos ganas de seguir metiendo y de seguir luchando para poder estar arriba, así que mira, con eso que me mostraron me motivó, me dieron ganas de venir a un fútbol uruguayo que es aguerrido. Siempre lo que he rescatado es jugar en distintas ligas; te genera más confianza y profesionalismo; uno va aprendiendo, va creciendo como persona y jugador".

Pese a tener la posibilidad de continuar jugando en el equipo que lo formó en Venezuela, Baroja optó por defender a Sud América. "Uno siempre aspira a jugar en fútbol distinto, en situaciones que sean mejores o iguales que a las de tu país. El fútbol uruguayo es muy competitivo y lo tomé como un paso positivo", reflexiona.

El primer partido que jugó fue contra Villa Española, cuando los "buzones" vencieron 1-0 en San José. El domingo no corrió con la misma suerte ya que, en el Franzini, Defensor Sporting le hizo los dos primeros goles y su equipo cayó.

Selección.

Desde que asumió Rafael Dudamel al frente de Venezuela en abril, Baroja no fue tenido en cuenta para la selección. "Me sorprendió no estar, me chocó salir de la lista. Siempre voy a querer estar en la selección y voy a estar a disposición. No estar en una lista me duele, porque quiero estar. Por ahí tuve ese periodo de la Copa América de Chile y los primeros partidos de Eliminatoria, pero mira, son decisiones que pasan en el fútbol. Uno trata de ser profesional en esto, de asumir la decisión del entrenador para no caer en controversias, en malas palabras. Voy a seguir trabajando para volver a estar en la selección y así lo he tomado. Por algo vengo a este fútbol, para tener esa continuidad, para tener el ritmo de juego que venía arrastrando, para volver a estar en la selección Dios mediante", analiza.

Antes de la Copa América Centenario, Dudamel se comunicó con Baroja para explicarle las razones de su ausencia y el arquero se limita a aceptar: "Me toca afrontar sus argumentos y trabajar duro para volver a estar".

Baroja reconoce que el extécnico Richard Páez le "dio un cambio rotundo a la selección, que César Farías fue capaz de continuar de buena forma".

Por último, en cuanto al muy mal inicio de Venezuela en las Eliminatorias, donde está último, el arquero sostiene que "tuvimos errores en el comienzo que no podemos tener ante selecciones de gran nivel".

"Es duro lo que se está viviendo".

Sobre la situación social y política que está atravesando Venezuela y cómo afecta a la selección, Baroja señala: "Es duro lo que se está viviendo. Si bien no me gusta hablar de temas políticos, no es un secreto para nadie lo que pasa. Afecta a la selección en temas de organización, logística o de plantear cualquier cosa para los partidos. Tratamos de ser positivos y darle una alegría a 30 millones de venezolanos que la están pasando difícil".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados