DIEGO LUGANO

DIO5 volvió a su casa trece años después

La emoción del reencuentro: Diego Lugano ya entrenó en Barra Funda, conoció al plantel y habló con Bauza.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Foto: Rubens Chiri/Saopaulofc.net

Tras intentar recuperarse de la emoción que vivió el martes al llegar al aeropuerto de Guarulhos, donde lo esperaban más de 5.000 hinchas de São Paulo, Diego Lugano cumplió en la víspera con su primer día de entrenamiento en el club donde piensa finalizar su carrera.

Llegó temprano al centro de entrenamiento de Barra Funda, donde lo esperaba el presidente Carlos Augusto de Barros e Silva para volver a estrechar su mano y agradecerle por haber regresado a la institución donde dejó una huella indeleble. Tras una breve charla con los dirigentes que también dijeron presente para recibirlo, entró a los vestuarios.

Fiel a su estilo, y siempre con el mate en la mano, Lugano saludó uno por uno a los funcionarios. Varios de ellos ya estaban en el complejo hace 13 años atrás, cuando siendo sólo un joven de 22 años casi desconocido llegó al club paulista por primera vez. El zaguero no ocultó su emoción por el reencuentro.

Conversó con el técnico argentino Edgardo Bauza, quien también le dio la bienvenida, y luego se presentó con sus nuevos compañeros. No tardó en invitar con un mate al también argentino Ricardo Centurión.

Ya vestido con la ropa de entrenamiento de São Paulo, el zaguero cumplió al pie de la letra con el programa indicado por el cuerpo técnico. Supervisado por los fisioterapeutas y preparadores físicos, realizó ejercicios musculares.

Tras almorzar y tomar café con el plantel, descansó y por la tarde retomó los trabajos.

"Fue muy especial volver y reencontrarme con funcionarios y amigos que hice en el club. Fue un placer volver a verlos y también tener el primer contacto con el plantel, porque todavía no conozco bien a la mayoría de los jugadores", dijo el a la prensa el excapitán celeste.

"Siempre es emocionante volver a São Paulo, que es mi segunda casa. Ahora voy a trabajar fuerte, quiero hacer todo de la mejor manera posible", agregó.

Mientras el defensa cumplía con su primer día de trabajo, la camiseta confeccionada especialmente para celebrar su regreso se vendía como pan caliente. La casaca tiene el rostro de Lugano, con la nariz sangrando y la leyenda DIO5, por el número que llevará en la espalda.

Tanto la camiseta con su rostro como la número 5 se agotaron en la víspera. Tal como sucedía en 2005, cuando tras ganar la Libertadores y el Mundial de Clubes, la camiseta de Lugano era la más vendida de todas.

Es que DIO5 volvió a casa y los hinchas enloquecieron.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados