DE VOLEA

La Copa AUF Uruguay repite el error de 1999 a la hora de la integración

El nacimiento del nuevo certamen se debe celebrar, pero se tropieza con la misma piedra de hace dos décadas al elegir clubes y no selecciones.

La disputa de la Copa AUF Uruguay, un proyecto largamente trabajado y hasta reclamado por su espíritu integrador, genera expectativa. El premio económico de 100.000 dólares puede resultar tentador para los clubes del interior y alguno de los amateurs, pero también todos ellos son conscientes de que la posibilidad de obtenerlos les es casi nula.

Daniel Rosa

¿Qué se puede esperar de esta primera edición? Siempre algún batacazo hay, pero seguramente en las instancias iniciales. ¿Buen fútbol? Difícil, sobre todo en las primeras fases. ¿Emoción? En algún cruce tal vez. Lo que más seduce a los equipos del interior es que se harán conocer, mostrarán futbolistas y a éstos les ilusiona enfrentarse a equipos de Primera.

Pese a todo, el nacimiento de la Copa AUF Uruguay era necesario. Esta primera edición tendrá mucho de prueba y error, pero así es que se aprende y se avanza. No obstante -y reconociendo que siempre es más fácil criticar que hacer- me gustaría señalar sí un punto que sostengo desde 1999, cuando comenzó la integración profesional.

Entonces se falló al elegir clubes y no selecciones para competir; y en este caso creo que se tropieza con la misma piedra. Incluir a las selecciones significa más apoyo del público del interior, menos recelo interno, además de mayor poderío deportivo. Es, si se quiere, una crítica constructiva; un apunte, lo cual no significa que esté en contra de la Copa AUF Uruguay. Al contrario, bienvenida sea.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados