DE ATRÁS Y EN LA HORA

La AUF y un problema de comunicación a resolver

ÁNGEL ASTEGGIANTE

Ángel Asteggiante

El último mes para la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF) fue caótico. Sin entrar en juicios de valor sobre si el cese del maestro Tabárez estuvo bien o no, la federación manejó muy mal aspectos comunicacionales y dejó en evidencia la falta de planificación.

Despidieron a Tabárez tras 15 años de trabajo ininterrumpido con un tweet. Tal vez el DT no quería ser parte de una conferencia, pero los dirigentes podrían haber explicado los motivos de otra forma y no en un mensaje en redes.

Apareció la novela de Marcelo Gallardo y distintos protagonistas, hasta algunos que ni siquiera integran el Ejecutivo, se pasearon por los medios asegurando que había un “un 65% de chances” de que el Muñeco se hiciera cargo de la Celeste. Casi 20 días después, todo se derrumbó.

Pasamos del “a veces al final del baile la más linda te sonríe y si no te vas con la que limpia” al furcio al momento de oficializar el DT y confundir a Diego Aguirre con Diego Alonso.

En ningún caso hubo mala intención por parte de los dirigentes, eso está claro. Incluso el error más grande tal vez sea que no haya personas especializadas en la AUF para que los puedan ayudar a abordar este tipo de situaciones. Lo cierto es que la AUF tiene que cuidar los detalles.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error