LA CLAVE

Viento bolivariano

Primero fue Ecuador, con unas protestas genuinas que pronto fueron manipuladas para casi terminar derribando al gobierno de Lenín Moreno. Ahora le tocó el turno al Chile de Sebastián Piñera, donde un simple aumento de tarifa, desató un violento estallido social, liderado por políticos de ultraizquierda. La desproporción de estas reacciones, que afectan a los países más duros con Venezuela, generan suspicacia. Algo que se potencia al ver quiénes apoyan estas acciones radicalizadas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados