LA CLAVE

Vicios a corregir

El nuevo Parlamento que surja en octubre tendrá tarea extra: además de sus funciones legislativa y de contralor deberá terminar con viejo vicios que lo desprestigian y salen caros a las arcas del Estado. Para empezar hay dos muy notorios: el abuso de los famosos “pases en comisión” que han trepado a la friolera de 1.900 y el régimen de suplencias, que significa ni más ni menos pagar el sueldo a dos legisladores sin justificativo alguno. Disminuir los gastos del Estadio es también su obligación.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados