LA CLAVE

Vejez e hipocresía

Si hay alguien que ha cultivado el arte del doble discurso, es el ex presidente Mujica. Con el fin de desestimar la propuesta del senador Manini Ríos de que los presos mayores de 65 años puedan cumplir pena en su domicilio, dijo que para él, la ancianidad empieza a los 75 años, no antes. Eso es discutible. Lo insólito es que mientras dice eso, su gente critica la propuesta de reforma de la seguridad social porque lleva la edad de retiro a 65 años, justamente. ¿Viejos para algunas cosas, jóvenes para otras?

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error