LA CLAVE

Tono virulento

La política uruguaya está viviendo un proceso peligroso. El principal partido opositor, el Frente Amplio, tal vez porque no termina de encajar su derrota electoral, cada día parece elevar el tono de su enojo, a niveles alarmantes. En el debate de la rendición de cuentas se llegó a cuestionar la transparencia de las cifras públicas y atribuir intenciones diabólicas al gobierno. Por no hablar de la propaganda contra la LUC. Una democracia se construye con el diálogo y el aporte de todos. Eso sí, cada uno en su lugar.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error