LA CLAVE

Salto bajo amenaza

No es bueno intentar resolver el problema de la seguridad por vía de autopsia: esto es, esperar a que la situación se desmadre para después buscar la explicación y actuar. Pero ha sido la tónica de Bonomi y su gestión ministerial. Pa-ra muestra, y muy reciente, está lo ocurrido en la ciudad de Salto, donde una ola de rapiñas y homicidios dieron lugar a manifestaciones populares y, luego, al anuncio de que se enviarán 100 policías más a esa ciudad. Si no hay un trabajo serio de prevención, las soluciones no aparecerán.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos