La Clave

Peligroso

Hace 30 años que Salman Rushdie fue condenado a muerte en tiempos de Khomeini, por haber escrito un libro en verso, considerado ofensivo para el islam. Expuesto a ser asesinado en cualquier lugar y por cualquier fanático, dada la “fatua” que pesa sobre él, este autor que se dice ateo pero fascinado por los dioses y profetas, debe vivir cambiando de escondite todas las semanas y apenas puede ver a su hijo de vez en cuando. Pero ahora se arriesga a decir que anda en el metro de Nueva York.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados