La Clave

OSE y las roturas

A nadie le cae demasiado simpático que su país sea tercer mundo. Luego pasamos a una categoría menos denigrante; la de países emergentes. Pero la realidad una y otra vez nos golpea en la cara y nos hace ver que seguimos siendo del tercer mundo. Por poner un solo ejemplo: el manejo del agua por parte del Estado. Ese valiosísimo elemento (que tenemos la suerte de disponer en abundancia) pero que OSE despilfarra indecentemente. En los últimos 5 años, de lo que potabiliza factura solo el 46,8%.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos