LA CLAVE

Mirando las manos

Hay gente que se vuelve adicta al calor de los reflectores, y no puede vivir sin ser el centro de la conversación. Uno de ellos es el expresidente Mujica, cu-ya imagen ha perdido interés en los medios, lo cual lo fuerza a decir disparates cada vez más terribles. Ahora se puso a dar cátedra sobre la llegada de refugiados afganos, y con tono de sabio llamó a “mirarles las manos”. ¿Mujica no se acuerda del fiasco que fue su plan de llegada de refugiados sirios? ¿No tiene alguien que le sugiera no hablar de eso?

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error