La Clave

Ya era hora

El Senado estudia modificar la forma de funcionamiento de modo de poner fin a las sesiones interminables donde no se llega a nada. Se trata de una decisión saludable, que implica adaptar la marcha del Poder Legislativo a los tiempos actuales. Las maratónicas interpelaciones y sesiones con discursos de horas, solo espantan a la gente común y hacen que temas de interés general queden en manos de unos pocos. Sería vital también implementar sistemas de transmisión efectivos de las sesiones.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos