LA CLAVE

Gracias al FA

Sin contabilizar la consolidación fiscal de Astori de principios de 2017 (aumentos del IRPF, IASS y tarifazos) la presión tributaria en el Uruguay ascendía a 27,9%, una de las más altas de la región y bastante por encima del promedio que era de 22,7%. Con el aporte de este gobierno, estaremos ocupando un lamentable podio junto a Brasil y Argentina, aunque estos tienen la ventaja de que se han desembarazado de los gobiernos populistas. No hay duda, vivir y trabajar en el Uruguay es muy caro.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos