LA CLAVE

Un fallo de cordura

Se veía venir y se vino: el Tribunal Supremo de España ha impuesto penas de entre 9 y 13 años a los independentistas catalanes que amenazaron la unidad y la integridad española. “Sedición” les tipificó el Tribunal. No existe ningún país serio en el mundo que pueda aceptar que un grupo de “iluminados” decida fragmentarlo y se aproveche de una situación de mando para convocar a la gente en las calles y arremeter contra las instituciones. Fueron horas dolorosas para España, que ojalá no regresen nunca.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados