LA CLAVE

Esperanza vana

Las protestas en Cuba han vuelto a poner sobre la mesa el doble discurso de mucho militante local. Esos que cuando los reclamos eran en Chile o Colombia ponían el grito en el cielo por la “criminalización de la protesta social”, pero que ahora miran para otro lado. Algún optimista cree que cuando caiga el régimen cubano, y se muestre la evidencia del esquema criminal de represión en la isla, sus amanuenses locales recapacitarán. Si no lo hicieron cuando cayó el Muro de Berlín, no lo van a hacer ahora.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error