LA CLAVE

Doble rasero

El período de veda mediática electoral es una gran victoria democrática. Es un plazo de tiempo para que el ciudadano reflexione y piense su voto sin presiones, sin acoso, sin ser empujado por una locomotora emotiva, de esas que algunos son muy hábiles en generar. Justamente, esos mismos son los que no la respetan. Ni los medios afines a ciertas corrientes están cumpliendo las normas legales, y sus candidatos hacen piruetas formales para poder seguir haciendo publicidad. ¿Nadie hará nada?

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error