La clave

Desmadre completo

La verdad es que entre el lenguaje inclusivo, ese que inventa palabras que empiezan con x , o una @, o una zeta, lo que las vuelve impronunciables, o aquello de cambiar las "a" y las "o" por una "e", por lo cual se terminaría hablando algo que suena medio catalán, y ahora lo de los abanderados, ya no da más para sustos y estuvo bien la ministra Muñoz en el último tema. Lo peor son las docentes, o (¿docentas?), que son tan progres, o quieren ser tan jóvenes, que apoyan estas extravagancias.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos

º