La Clave

Conflicto lácteo

Otra vez el esforzado trabajo de los tamberos vuelve a ser rehén de los abusos del sindicalismo del sector. La solicitada aparecida en la prensa la semana pasada, da cabal idea de cómo a la FTIL no le importa nada la situación de la producción lechera y solo actúan en pro de sus intereses. Aun cuando deberían saber que si no hay tambos ni tamberos, no hay leche ni derivados, y su trabajo bien remunerado, sin riesgos de capital y más sustancioso que el de los productores, no tiene razón de ser.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos

º