La Clave

Confesión de parte

Como la educación pública en el país es mala y ello surge muy claro cuando se trata de evaluaciones internacionales y comparaciones con otros países, los docentes sindicalizados del liceo 18 resolvieron ocupar el centro de estudios para impedir su participación en las pruebas PISA. Obviamente que adornaron esa negativa con la cháchara "progresista", pero lo cierto es que si esos alumnos estuvieran bien preparados, los docentes serían los primeros en alentarlos a competir. A confesión de parte...

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos