LA CLAVE

Cantos de sirena

Otra vez, y van... Desde la IMM se anuncian medidas para controlar a esa banda de personas de dudosa apariencia que aparecen no se sabe de dónde y que hacen como que lo ayudan a estacionar. Si bien es mucho más seguro hacerlo por las de uno, antes que confiarse en su “dale”, “dale...” mirando para otro lado o conversando con el compañero que anda en la vuelta. Pero eso sí, pobre del que no les pague ese “impuesto callejero”. Un rayón es lo de menos, mientras la IMM aclara que no es responsable de ellos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos