LA CLAVE

Estaba cantado

La decisión de la Justicia de fijar una indemnización para el ex tupamaro Héctor Amodio Pérez por su prisión indebida, era fácilmente previsible. Todas las personas con conocimientos legales, y algo de idea del asunto, tenían claro que su procesamiento era un dislate. Y una forma de sanción fomentada por los tupamaros entonces en el gobierno, contra quien consideran un traidor. La juez del caso, pese a todo eso, siguió adelante, y ahora el contribuyente deberá hacerse cargo de su error.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados