LA CLAVE

Alegría y peligro

El anuncio de que en un mes estarán llegando cantidades muy significativas de vacunas a Uruguay, ha sido muy bienvenido. Salvo por algunos dirigentes de la oposición. Pero este tipo de buenas noticias implican un riesgo, y es que la sociedad baje los brazos y se confíe demasiado. Se ha visto en países como Gran Bretaña o Israel, que el inicio de las vacunaciones coincide con un abrupto empeoramiento de la pandemia, hasta que se logra vacunar a porcentanjes muy altos de gente. Que no suceda aquí.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error