Fernando Mattos
Fernando Mattos

Punto de partida

Asume un nuevo gobierno generando una enorme expectativa en la población, máxime si tenemos en cuenta que se inicia una era distinta, luego de tres administraciones del Frente Amplio.

Por primera vez, las responsabilidades de gobierno le corresponderán a una coalición de cinco partidos, con la conducción del presidente Luis Lacalle. Se trata de una tarea compleja pero necesaria a la vez que estas colectividades obtuvieron una amplia base social representada por 54% de la ciudadanía

La situación económica y social es extremadamente compleja, arrastrando varios años de déficit fiscal que se aproxima al 5% del PBI, este a su vez financiado con endeudamiento; un empleo en caída hace 7 años, reducción alarmante de la inversión y un crecimiento cuasi nulo de la economía.

En el sector agropecuario, existe enorme preocupación en varios rubros. La producción arrocera y lechera vienen presentando varios años de dificultades debido a una combinación de bajos precios y elevados costos de producción, ocasionando un fuerte proceso de endeudamiento y cierre de empresas. Son rubros emblemáticos de gran importancia social y que generan productos de excelencia. El extenso período con números rojos, jaquea a estos importantes sectores que deberán ser objeto de apoyos específicos para superar esta coyuntura sin una mayor pérdida de productores, preservando la producción y atendiendo los mercados de demanda.

La agricultura de secano y la ganadería están bajo efecto de fuerte pérdida de competitividad, debido a los crecientes costos productivos, fruto de una política persistente de dólar barato, consecuencia de un déficit fiscal récord que compromete hasta nuestro propio grado inversor.

En el caso de la ganadería, esta realidad ha podido ser atenuada por factores externos, una vez China ha incrementado extraordinariamente la demanda por proteína animal, como consecuencia de su desabastecimiento interno por la peste porcina africana.

Hemos concentrado hacia ese destino, en 2019, casi el 70% de las exportaciones de carne bovina con los consecuentes riesgos. Sobre fines de año, surgieron grandes dificultades de cobro por el incumplimiento de varios importadores, jaqueados por la caída de los precios provocados por una fuerte intervención gubernamental. Aún se cuantifican las pérdidas que serán multimillonarias para nuestra industria frigorífica, situación que se agrava debido a la epidemia de coronavirus que ha paralizado la actividad económica.

La esperanza en el cambio de gobierno y las nuevas autoridades es muy importante. El documento consensuado “Compromiso por el País” despierta el deseo de que encontremos el camino de la recuperación, resolviendo los mayores reclamos de los uruguayos, como son la seguridad, la educación y el empleo.

Deberemos tener paciencia y colaborar para que esta expectativa no se transforme pronto en reivindicaciones que no tengan en cuenta la realidad de las cuentas públicas. Deberemos saber pronto y en profundidad el estado de situación que ha dejado la saliente administración.

Habrá muchas sorpresas, por lo que se impone informar con claridad a la ciudadanía para que sea consciente del esfuerzo a realizar, a efectos de colocar nuevamente al país en la senda del desarrollo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados