EDITORIAL
diario El País

Están a tiro

Como era razonable dada la situación sanitaria que enfrentamos desde marzo, con sus lamentables consecuencias económicas y sociales, los ciudadanos recién están empezando a pensar en la elección de setiembre a poco menos de un mes de la elección.

Por esa razón es que las encuestas decían poco sobre la realidad, no porque estuvieran mal hechas, sino simplemente porque se le preguntaba a la gente sobre un asunto que no había entrado en su consideración.

Desde el 13 de marzo en que oficialmente se detectaron los primeros casos de COVID-19 en nuestro país y se declaró la emergencia sanitaria, la vida de los uruguayos cambió drásticamente. La estrategia seguida por el gobierno basada en la libertad responsable de las personas y no en confinamiento obligatorio, resultó plenamente exitosa, pese a los augurios de varios expertos, el expresidente Vázquez y el Sindicato Médico del Uruguay. La estrategia basada en el mejor conocimiento científico disponible sumado a sentido común e inteligencia, determinó un camino que a todas luces fue el correcto.

Eso no quita que el país esté sufriendo severas consecuencias a partir de la pandemia. La caída del producto mundial, el duro golpe regional, la caída a cero del turismo y otras actividades comerciales y logísticas, así como el parate por unos meses de buena parte de la economía nacional, deparan una caída importante en el empleo. Es natural que, en este contexto, en que las preocupaciones sobre la salud y la economía concentran la atención de los uruguayos, las elecciones departamentales y municipales hayan pasado a un segundo plano.

Esta semana finalmente, se conoció una nueva encuesta de la consultora Cifra, que muestra que los montevideanos comenzaron a poner foco en las elecciones. Según esta empresa, Laura Raffo muestra un importante crecimiento, obteniendo el 38% de la intención de voto. Este crecimiento de 6 puntos porcentuales, sin dudas es un salto muy importante y al combinarse con una caída de la intención de voto del Frente Amplio, muestra una reducción de la diferencia entre partidos de 21% a 13%.

Poco más de 10 puntos es la diferencia entonces, cuando las encuestas finalmente comenzaron a moverse y vemos que la invencibilidad del Frente Amplio en Montevideo con la que machacan periodistas y politólogos militantes, no es tal. Los 30 años de una gestión decadente y fracasada pasan factura, así como los malos candidatos propuestos por el Frente y su pésima performance en la campaña.

Otra novedad interesante que confirma la encuesta de Cifra es que Daniel Martínez está bajando en su intención de voto -quizá porque por el estrés se olvidó de hacer campaña- mientras sube Carolina Cosse. Todos los candidatos del Frente Amplio son malos porque en su totalidad responden por las pésimas gestiones acumuladas de Vázquez, Arana, Ehrlich, Olivera y Martínez y finalmente, son la misma cosa.

Pero los antecedentes también cuentan y la actuación de Cosse al frente de Antel hace correr un frío por la espalda, al imaginarla conduciendo la intendencia con la misma falta de profesionalidad que la empresa pública.

La nueva administración de Antel ha decidido investigar todo el sonado caso del Antel Arena. En buena hora llega esta demorada investigación sobre una inversión absolutamente ilegal, inconveniente y antieconómica. Una inversión con la que Antel rompió todas las leyes al salir de su rubro de operaciones, notoriamente inconveniente a la luz de las prioridades reales del país y sospechosamente antieconómica al analizar el sobrecosto y otros gastos relacionados, además de las pérdidas de su operación que se conocieron recientemente.

Los montevideanos se merecen vivir en un departamento más limpio, iluminado y seguro, con mejores espacios públicos, tránsito más fluido y un transporte colectivo más confiable y eficiente. Merecen dejar atrás la burocracia paralizante y los conflictos con Adeom.

No puede llamar la atención que la coalición multicolor esté subiendo mientras el Frente Amplio baja porque el gobierno nacional está muy bien evaluado y el departamental muy mal conceptuado. A su vez, los candidatos frentistas no dan pie con bola mientras Laura Raffo viene desarrollando una extraordinaria campaña de ideas y propuestas.

Los montevideanos se merecen vivir en un departamento más limpio, iluminado y seguro, con mejores espacios públicos, tránsito más fluido y un transporte colectivo más confiable y eficiente. Merecen dejar atrás la burocracia paralizante y los conflictos con Adeom para avanzar hacia una gestión moderna y abierta de cara a las inquietudes de los montevideanos.

Para Montevideo el cambio también es ahora y con Laura Raffo y el apoyo de los 6 partidos que la respaldan, el triunfo está a tiro.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error