EDITORIAL

Sendic y Bonomi

Un gobierno que se ha caracterizado por la nada ha tenido dos protagonistas emblemáticos que se han disputado su ingreso a las leyendas urbanas: el exvicepresidente y el Ministro del Interior.

Dos figuras políticas se han robado el protagonismo -y no para bien- en este tercer mandato del Frente Amplio: el exvicepresidente Raúl Sendic y el Ministro del Interior Eduardo Bonomi. Ambos se han convertido en sus grandes emblemas. Es cierto que tuvieron la complicidad de la absoluta inacción de todo el gobierno de Vázquez, que fue incapaz de instalar una agenda de iniciativas, leyes y medidas que pudieran atraer la atención pública y, de alguna manera, competir contra ellos; pero la verdad es que cada uno de los dos se esforzó muchísimo a lo largo de los años para llevar sus errores, desaguisados e irrespeto a los ciudadanos a niveles tan extraordinarios que pasarán a ser parte de las leyendas urbanas de este país.

El Frente Amplio no ha podido resolver el caso de Raúl Sendic. Su pasaje por la presidencia de Ancap dejó pérdidas por 800 millones de dólares que han repercutido fuerte en los ciudadanos: más impuestos y aumentos de tarifas. Mintió con su título de licenciado en genética humana en Cuba porque nunca lo obtuvo (esa carrera no existe), aunque Lucía Topolansky lo vio. Hizo uso de la tarjeta corporativa de Ancap para sus gastos personales. Solo este último episodio, ameritó un fallo categórico del Tribunal de Conducta de su partido, pero no recibió ninguna sanción. Si renunció a la vicepresidencia fue porque la cosa venía brava, pero nada más. Tiene una sentencia de primera instancia en el Juzgado de Crimen Organizado por los delitos de peculado y abuso de funciones. Ante la opinión pública, está “quemado”.

Desde el FA, ante la proximidad del año electoral, han comenzado a reiterarse las voces que reclaman su alejamiento de la actividad política. No hay dudas de que lo consideran un lastre y prefieren que no figure en forma activa durante la campaña. Ministros, precandidatos y hasta la vicepresidenta Lucía Topolansky, han opinado que debe desistir de su postulación. Pero Sendic y la gente que lo rodea no piensan lo mismo e iniciaron una batallita.

Desde la lista 711 se lanzó el hashtag “#Soy Sendic” en busca de apoyo en las redes sociales, en señal de que no va a haber apartamiento voluntario de su líder en la campaña electoral. Por las buenas, Sendic no se irá y el Frente deberá asumir sus responsabilidades éticas o marchar junto a él.

La instancia de una sanción (en base al dictamen del Tribunal de Conducta Política) por parte del plenario es un tanto utópica, ¿alguien cree que reunirá los 4/5 de los votos que exige su estatuto? Todo muy patético y poco serio.

El otro emblema del FA en el gobierno es el Ministro Eduardo Bonomi. Para muchos, es el ministro-marciano, porque cuando habla no parece de este planeta y menos de este país. Ha sido Ministro récord, no solo por el tiempo que lleva en el cargo haciendo dupla con Jorge Vázquez (desde marzo de 2010), sino por la insuperable explosión del país en materia delictiva. Solo en el primer semestre de 2018 -tras ocho años de gestión- hubo un aumento del 55,8% en las rapiñas y 66,4% en los homicidios. Ha tenido los mayores incrementos presupuestales de la historia y carta blanca para hacer y deshacer en el organigrama policial. Ocho años de cambios de autoridades subalternas, de modificaciones de jurisdicciones, de promesas y vaticinios. Todos con el mismo resultado. Nadie se explica por qué sigue ahí. Nadie encuentra respuestas de cómo ha logrado mantenerse, cómo ha tenido el apoyo de dos presidentes y cómo mantiene el respaldo de una bancada parlamentaria cuando la escalada de violencia y la inseguridad se han transformado en dramáticas para toda la sociedad.

Y en estos días, el remate. Desde septiembre de 2017 se han registrado 63 ataques a cajeros automáticos, 33 en Montevideo y 30 en el interior. Se ha recurrido a cámaras de seguridad, entintado de los billetes y otras medidas disuasivas, pero la verdad es que la banda o las bandas “especializadas” siguen operando con total impunidad. Solo 12 personas han sido condenadas por robar cajeros. ¿Cuál ha sido la última medida para garantizar la integridad de los cajeros? Fue en Parque del Plata, ante dos robos anteriores se lo ubicó frente a la comisaría. ¡Qué se animen a robarlo! El tema es que, pese a que han sido muy numerosos, lo robos a los cajeros no han sido los únicos que soporta la sociedad, por lo que convendría ir pensando dónde colocar las estaciones de servicios, las empresas de pago, las farmacias, los minimercados, los supermercados, etc. Todos tienen derecho a que no los roben.

Queda solo un año para las elecciones y el gobierno llega, como ha ocurrido en todo este período, discutiendo el tema Sendic y soportando el tema Bo-nomi. Y no es solo el gobierno, es todo el FA. Es su legado.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos