Editorial

La "plataforma" sindical

Un repaso de las propuestas de la central sindical para este período de gobierno demuestra cuán politizados y lejos de la realidad están sus dirigentes, apegados como siempre a ideas utópicas y fracasadas que ya son piezas de museo.

Poco antes de las últimas elecciones, bajo el título "El país y la coyuntura electoral", el Pit-Cnt difundió un folleto con su "plataforma", coincidente en muchos aspectos con el programa del Frente Amplio. Como seguramente la central sindical esté preparando para el año próximo un documento similar sería bueno que sus dirigentes repasaran el contenido de aquella "plataforma" para no caer en los mismos errores e identificar mejor los problemas del país.

Para empezar hubo dos grandes vacíos en su propuesta de 31 puntos: educación y seguridad. En el primero, el Pit-Cnt dedicó un solo párrafo al tema para exigir la tan meneada inversión del 6% del PBI en la enseñanza, un anhelo que, como es sabido, este gobierno estuvo lejos de cumplir. A ello le añadió el consabido reclamo de autonomía y cogobierno para el sistema educativo como si con eso y con el 6% se solucionara la crisis del sector. En el segundo, se pide "mejorar la seguridad pública con políticas integrales que combinen sus causas y sus efectos". Más allá de la defectuosa redacción de esa cláusula también aquí se quedaron cortos en relación a la magnitud del drama que vive el Uruguay.

Se dirá, por supuesto, que se trata apenas de una síntesis, que estos son los titulares, pero alcanza con ellos para confirmar el despiste y la politización de los dirigentes sindicales.

La politización, es decir, la tendencia a seguir las líneas de gobierno del Frente Amplio, se nota desde el primer punto cuando se habla de "diversificar y transformar la matriz productiva", concepto este que cayó en desuso y que el gobierno de José Mujica puso en boga sin concretar nada al respecto. Pegado al asunto de la "matriz productiva" se afirma la conveniencia de explotar "nuestros recursos energéticos y minerales", en clara alusión a lo que por entonces, cinco años atrás, eran los proyectos centrales del gobierno hoy ya enterrados: Aratirí y la regasificadora tan anunciada por Mujica así como los hidrocarburos que Raúl Sendic iba a encontrar para asegurarnos el futuro.

En esa "plataforma" había naturalmente ideas tan plausibles como por ejemplo mejorar la infraestructura, con especial mención del transporte fluvial y carretero, y la recuperación del ferrocarril. Un rápido vistazo al estado actual de la red vial y a los limitados avances en el sistema ferroviario revela que el Frente Amplio estuvo lejos de llenar las expectativas sindicales. Contracara de esas ideas plausibles hay otras que deberían descartarse —al menos en su presente situación— como la de "mantener y desarrollar el Fondes como instrumento de apoyo a los emprendimientos autogestionados de los trabajadores". La utopía mujiquista de prenderle "una velita al socialismo" le va costando al país decenas y decenas de millones de dólares colocados en empresas mal conducidas y sin porvenir alguno.

Otras iniciativas del Pit-Cnt para este quinquenio, felizmente no materializadas, iban también por el camino de la velita y el socialismo. Es el caso de la propuesta de "fomentar el desarrollo de emprendimientos productivos con la participación de sectores sociales que funcionen como Entes Testigos en diversas cadenas de producción en donde se observa una importante concentración oligopólica muchas veces en manos de trasnacionales". ¿En qué país vivían y viven los redactores del documento?

Hay también cláusulas demagógicas como la que propulsa la reducción de la jornada laboral o la creación de un "Fondo de Insolvencia Patronal". Las hay cien por ciento utópicas, como la de promover la "vivienda social" y erradicar los asentamientos con un plan que incluya "a las cooperativas y la autogestión". Otras iniciativas del Pit-Cnt en la "plataforma" parecen ignorar la realidad, como sucede con el Sistema Nacional Integrado de Salud al que se le exige abaratar las órdenes y tickets así como la disminución de los tiempos de espera en las consultas, cuando es sabido que las carencias e irregularidades de dicho sistema van mucho más allá de los tickets y las esperas.

Baste con lo expresado para que el lector tenga una idea de la distancia existente entre los problemas del país real y las supuestas soluciones del Pit-Cnt, inspiradas muchas de ellas en el llamado "socialismo del siglo XXI", cuyo rotundo fracaso se verifica en la Venezuela de Maduro, a la que algunos jefes sindicales rinden pleitesía. En fin, sería deseable que en la próxima edición de su plataforma con vistas a la próxima campaña electoral, los ideólogos de la central sindical abandonaran sus ideas de museo y dejaran de hacer política de comité de base.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos

º