EDITORIAL
diario El País

En contra del país

Si hay algo que ha dejado en evidencia toda la peripecia vital de nuestro país a lo largo del período en que hemos transitado la pandemia es la actitud antipatriótica de la oposición, a niveles difíciles de concebir incluso desde expectativas muy bajas.

Se ha afirmado, y con razón, que el Frente Amplio está a favor de los problemas y en contra de las soluciones. También es cierto que desde el comienzo de la pandemia han tenido una actitud esquizofrénica, pidiendo que se cierren las actividades que están abiertas y que se abran las que están cerradas, cambiando de opinión cada vez que el gobierno tomaba una nueva medida.

Dentro de esta estrategia general que pretende pegarle al país para pegarle al gobierno, en las últimas semanas, incluso en los últimos días, han existido mojones que muestran el camino ascendente de la agresividad opositora. El presidente de la República convocó la semana pasada a los integrantes de la comisión de seguimiento de la pandemia del Parlamento. Esta comisión fue creada a instancias del Frente Amplio y aceptada por el gobierno, vale recordarlo. Convocados a la reunión los senadores frentistas fueron notificados de que el gobierno piensa adoptar algunas de las medidas que ellos sugirieron en la comisión. ¿Cuál fue su respuesta? Que como les resulta insuficiente están evaluando abandonar la comisión legislativa creada a su pedido hace poco tiempo.

¿Puede imaginarse una actitud más maniquea e hipócrita? Quizá al menos le sirva al gobierno para terminar de comprender que la oposición no quiere colaborar, solo le interesa poner palos en la rueda, fomentar que cuanto peor están las cosas mejor para ellos, y lucrar con la desgracia del país, fieles a su impronta histórica, aunque ahora radicalizada.

Por si faltara algo a la malhadada reunión de la semana pasada, el Frente Amplio rechazó realizar una campaña multipartidaria llamando a toda la población a mantener los cuidados respecto a la pandemia. Otra muestra más de la actitud electoralista y mezquina de la oposición.

Esta semana se difundió un video de un conocido dirigente sindical y político de la medicina que decía que había que denunciar al gobierno en organismos internacionales por las “muertes evitables”. La saña y mala fe se ven desde la lontananza. Este oscuro personaje viene alentando la manija contra el gobierno desde marzo del año pasado, aun en los tiempos en que los resultados de la pandemia eran extraordinariamente positivos. Ahora, desde su caverna, busca medrar con el dolor de las muertes causadas por el Covid-19.

Las estadísticas internacionales que miden este asunto de cuál fue el exceso de muertes por el manejo de la pandemia muestran a nuestro país en excelente situación aun con los números de los últimos dos meses, lo que demuestra que detrás de este tipo de acusaciones miserables solo se encuentra lo peor de los seres humanos que puede sacar a luz una pandemia.

Otro episodio reciente es por demás ilustrativo. En el último fin de semana se llevó a cabo un experimento en el Sodre, el llamado “pase responsable” para poder llevar adelante espectáculos culturales con un aforo mayor al que en principio podría estar permitido como norma general.

El Frente Amplio rechazó realizar una campaña multipartidaria llamando a toda la población a mantener los cuidados respecto a la pandemia. Otra muestra más de la actitud electoralista y mezquina de la oposición.

Es una gran apuesta en favor de la reapertura y la recuperación de uno de los sectores más afectados por la pandemia, al que por cierto, desde que está cerrado se reclama desde el Frente Amplio abrir al mismo tiempo que se pide cerrar todas las actividades.

¿Qué hizo el Frente Amplio? Pues invitado a participar decidió rechazar la invitación, como era evidente. Nunca jamás van a estar en favor de una solución, eso se verifica una y otra vez, sin excepciones.

Por si todo esto fuera poco, la craneoteca frentista debe haber pensado ¿qué más podemos hacer para poner palos en la rueda al gobierno? Y salió otra de sus ideas crapulentas: llamar nuevamente a interpelación a la Ministra de Economía, que acaba de ser interpelada hace unos días. Parece que la estrategia fuera no dejar trabajar a la Ministra de Economía, que sigue adelante sin importarle estas estratagemas de la oposición. Parece que luego de los malos resultados obtenidos en la última interpelación, una de las más absurdas que recuerden los anales parlamentarios, se busca una nueva dosis de la misma medicina.

En definitiva, queda claro que el Frente Amplio ha decidido profundizar su táctica contra el país. No es contra el gobierno, que tiene una amplia aprobación positiva, es contra el país, pautando un derrotero ruin y desnorteado para la oposición.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados