EDITORIAL
diario El País

¡Qué paciencia!

El 1° de mayo como es habitual, salvo cuando la pandemia lo imposibilitó, el Pit-Cnt hizo su acto por el Día de los Trabajadores y como era de esperarse, cargó contra el gobierno.

Pero lo hizo de manera tramposa y agraviante. En primer lugar porque ni por un momento los oradores reconocieron que la Administración que se estrenó en 2020 tuvo que enfrentar el azote de una pandemia que provocó toda clase de dificultades. Desde el punto de vista sanitario, económico y laboral, sumado a las diferentes consecuencias emocionales. Y a pesar del complejo desafío, lo enfrentó con admirable capacidad e inteligencia, al punto de que el Uruguay, a pesar de su pequeño peso específico, aparecía destacado en distintos medios internacionales, elogiado por las autoridades políticas o científicas de otros países.

Y de que el Premier ruso Putin, ha desatado una guerra con múltiples coletazos negativos para todo el orbe tras la invasión a Ucrania, daría la impresión de que no se han enterado o piensan que como Uruguay está lejos, nada de esto lo afecta. ¿Será posible tanta ignorancia?

Y en segundo lugar, por el extremo al que llegaron en vituperios e inflamadas retóricas sin límite. Sin el más mínimo pudor se escuchó a responsables de la oratoria, lanzar frases inconcebibles. La secretaria de Derechos Humanos del Pit Cnt, por ejemplo, acusó al gobierno de “desplegar el autoritarismo como lo desplegaron en el terrorismo de Estado, porque la desigualdad se impone a la fuerza”. ¡¡¡Caramba!!!

Otra demostración de cómo manipula el concepto de los derechos humanos cierta gente que ocupa cargos de titulación rimbombante, desde donde se dedican a hacer prédica mentirosa e ideológica, buscando crear resentimiento y división en la sociedad. Sin ir más lejos, tenemos el oficial hace ya unos años, surgido desde el Parlamento (descontamos que con la mejor voluntad ), solventados los sueldos y demás gastos los impuestos que pagamos los contribuyentes, que es buena prueba de lo anteriormente dicho. Una suma de recursos que bien podría utilizarse de forma más productiva, entre otras cosas para paliar algunas de la necesidades reales de la población de menores ingresos.

La paciencia no es pasiva sino que es activa, es fuerza concentrada. Es también una forma de acción.

Y la templanza, entendida como capacidad de autocontrol y autoregulación de uno mismo, es una brújula interna que permite hallar la calma en mitad de la tormenta, según se ha definido. Pues bien, de ambas virtudes hizo gala el Primer Mandatario al recibir a una delegación del Pit-Cnt dos días después de la concentración, tras haber escuchado (se supone) aquella sarta de diatribas contra él y su gobierno. Pero con toda razón, en el encuentro que duró más de una hora, les hizo saber del malestar que causaban algunas de las manifestaciones vertidas en el estrado, por “no ser ciertas ni justas y por traspasar los límites de lo aceptable”. Falta que ahora los informantes de la Reporteros sin Fronteras nos empujen algo más abajo en el ranking de libertad de expresión, ¡estamos por debajo de Burkina Faso! en el insólito informe publicitado en estos días. Carente de una explicación que avale el descenso de varios puntos en la tabla, excepto un difuso motivo de “cambios en la metodología”.

Terminada le reunión, la comitiva tuvo que admitir que algunas de esas expresiones no contribuyen a un clima de entendimiento y diálogo, a la vez de manifestar que el extenso intercambio fue respetuoso, franco y directo. Eso no quita, sin embargo, que resulte un tanto fuera de lugar que Abdala, el Presidente de la central sindical manifieste al salir, que espera una respuesta igual de formal, a la carta entregada en Presidencia. En la cual ya se sabe por sus habituales planteos, que confunde bastante su lugar. Dentro de esa gran confusión, instruyen al Ejecutivo sobre qué debe hacer, qué medidas de gobierno tomar y no se puede discernir que proviene del sector gremial o del partido político (FA) del que son notoriamente, arte y parte.

Por supuesto, una de las reivindicaciones tienen que ver con lo laboral, los salarios, pero no se dan por aludidos de algo bien importante logrado a pesar de la crisis padecida. El aumento de puestos de trabajo. La ocupación se ha recuperado a los niveles pre pandemia.

Por supuesto, una de las reivindicaciones tienen que ver con lo laboral, los salarios, pero no se dan por aludidos de algo bien importante logrado a pesar de la crisis padecida. El aumento de puestos de trabajo. La ocupación se ha recuperado a los niveles prepandemia. Con ella incluida, el gobierno actual consiguió reactivar a la economía, cosa que no ocurrió durante el pasado gobierno del FA y se abrieron más oportunidades laborales que en el período previo. El año pasado fueron 50.000 y para este serán unos 40.000, dentro de la conservadora proyección sobre el producto presentada en febrero. Y no falta, claro, dictar la política impositiva...

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados