Editorial

De Maduro a Murro y el FA

Lo del ministro de Trabajo no es nuevo en el FA. La Suprema Corte y el Poder Judicial siempre han estado en la mira frenteamplista. Les rechina la independencia del Poder Judicial. No la entienden ni les gusta.

El ministro de Trabajo, Ernesto Murro, transformado súbitamente en superestrella del FA por una casual bendición del expresidente Mujica, se quejó por la ausencia de ministros frenteamplistas en la Suprema Corte de Justicia (SCJ) y el Tribunal de lo Contencioso Administrativo (TCA): "No tenemos un ministro frenteamplista en la Suprema Corte. No tenemos uno en el TCA…". La oposición "tiene un gran poder en la Justicia", recogió el semanario Búsqueda. No contento con ello, interpretó que se debía a que "el Frente Amplio ha sido un exceso de democracia".

Pocas veces y en tan pocas palabras una barrabasada tan grande, seguramente inspirada en algún discurso o comentario de uno de los grandes referentes del oficialismo como es el venezolano Nicolás Maduro. Las declaraciones de Murro tienen un doble contenido: la integración de los órganos máximos del Poder Judicial por un lado y "el exceso de democracia" por el otro. Veamos.

1) Lo del ministro de Trabajo no es nuevo en el FA. La SCJ y el Poder Judicial siempre han estado en la mira frenteamplista. Les rechina eso de la independencia del Poder Judicial. No solo le tuvieron por cinco años su presupuesto congelado, hay otro ejemplos. Como cuando el diputado Esteban Pérez (MPP) afirmó, pocas horas después de que la Suprema Corte de Justicia declarara la inconstitucionalidad del IRPF a los pasivos (luego se cambió por el IASS), que "parece que los magistrados se olvidan de quién vota y quién asigna cada peso que ellos gastan en el intento de impartir justicia (…) La SCJ y los jueces en general se ve que han tenido repentinos ataques de amnesia y se olvidan que algunas venias se votan acá y que tanto la Rendición de Cuentas como el Presupuesto se votan en esta casa". No recibió crítica alguna de su partido. Tampoco las recibió Murro ahora.

O cuando Lucía Topolansky pretendía repetir la idea planteada por la dictadura de la creación de un Tribunal Constitucional, para tratar estos temas y cercenar las potestades de la SCJ que quedarían restringidas a temas civiles, penales o comerciales.

No entienden (o no les gusta nada) que el hecho de que un Poder Ejecutivo y un Poder Legislativo puedan confundir sus objetivos y sus propósitos sobre la base de mayorías absolutas demasiado prestas a levantar la mano al unísono, no significa que el tercer Poder del Estado —la Justicia— tenga que actuar de la misma forma. Aquello es político, esto es jurídico.

De los tres poderes es el más débil: no tiene el mando de la fuerza de las armas ni el respaldo de un pronunciamiento popular. Sin embargo es la más sólida garantía del imperio del derecho; su función es, en la controversia, imponer el respeto a la Constitución, la vigencia de la norma, la afirmación del orden jurídico, el verdadero respeto de los derechos humanos. Es el último reducto del ciudadano para no ser avasallado y para que se considere y dignifique su individualidad, frente a los excesos que provengan de cualquier autoridad.

Los ministros de la SCJ y del TCA acceden a sus cargos por 2/3 de los votos de la Asamblea General. En caso de que no se obtenga esa mayoría quedará automáticamente designado el miembro de los Tribunales de Apelaciones más antiguo. Llegan allí a una edad que oscila en los 60 años y luego de 30, por lo menos, de carrera judicial. Son abogados que han elegido la magistratura para ejercer la profesión.

2) La existencia de un Poder Judicial independiente, ¿es entonces un exceso de democracia o, como expresa el catedrático de Derecho Constitucional de la Udelar, Eduardo Lust Hitta es una demostración de "sabiduría inigualable del constituyente de no politizar los cargos de la justicia para que esta sea imparcial, justa y no haga mandados al gobierno de turno"?

En el fondo, lo del ministro precandidato del FA fue positivo: transparentó su ideología. Es la misma que exhiben Maduro y todas las dictaduras del pasado, presente o futuro, que no tienen democracias (y por lo tanto no hay excesos) y tampoco Poder Judicial independiente. No hay voces discordes; la justicia actúa por unanimidad.Editorial, Maduro, Murro, Poder Judicial, Suprema Corte, Frente Amplio, Topolansky, Lust Hitta

Hace un par de años, el entonces presidente de la SCJ, Ricardo Pérez Manrique participó como orador central en la conmemoración de "La Noche de los Cristales Rotos" que organiza la Bnai Brith. Habló de la Justicia en la Alemania nazi y recordó una frase del maestro Couture: "El día en que el juez tenga miedo, sea pusilánime, dependa de los gobiernos, de las influencias o de sus pasiones, ningún ciudadano podrá dormir tranquilo, porque ya no quedará más derecho en esa pobre patria así perdida".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos

º