EDITORIAL

La otra macana

El movimiento “Un Solo Uruguay” insistirá en la necesidad de la rebaja del precio del gasoil, según un estudio que parte de la base de una venta de 900 millones de litros del combustible al año.

La cosa viene mal para el campo. Si a principios de año se produjo una espontánea movilización porque el sector se encontraba asfixiado y el gobierno se hacía el distraído en la aplicación de sus medidas de recaudación, era porque la situación era totalmente crítica. El campo se encontraba endeudado en un 80% en la relación del debe y la producción bruta del agro. Con sectores severamente afectados por la caída de los precios internacionales. La lechería, tal vez la más castigada, había visto desaparecer en los últimos años más de 500 tambos y la producción de leche registraba una caída del 10%. Las exportaciones habían disminuido, los precios internacionales andaban bajos y el número de trabajadores en los tambos y en la industria marcaba una merma del 26%. Visto el cariz que tomaban los acontecimientos, el presidente Vázquez se apresuró a restablecer el diálogo con el sector y se anunciaron algunas medidas paliativas, aunque escasas.

Ahora el panorama es peor. Si bien se abrió la puerta para el diálogo con el gobierno, muy poco se avanzó en medidas concretas de solución. Y ahora se agregaron los efectos de una implacable sequía que se desplegó en todo el país durante el verano.

De acuerdo a un informe que presentaron las gremiales agropecuarias en la comisión de Ganadería del Senado, los efectos de la sequía significaron una caída de ingresos del orden de los 1.007 millones de dólares. Solo por menores rendimientos en soja la cifra sería de US$ 785 millones, como consecuencia fundamentalmente de la pésima cosecha en curso, donde los rendimientos promedian 1.200 kilos por hectárea contra 2.950 de la zafra anterior. Sumando el resto de los cultivos, con excepción del arroz, se llega a US$ 925 millones.

En cuanto a la ganadería, las estimaciones del Instituto Nacional de Investigaciones Agropecuarias (INIA), incluidas en el trabajo, señalan que habrá una disminución de ingresos en la zafra 2017-2018 por un menor peso en los terneros, de unos US$ 26 millones. Pero el impacto se extenderá en los próximos dos años por la caída en el nacimiento de terneros y su comercialización como tales o como novillos dos años después. A raíz de esto la merma de ingresos rondará entre US$ 400 y US$ 600 millones. Las estimaciones son de 200.000 a 300.000 terneros menos en la zafra 2018/19.

Con ese estado de situación, se reunirá mañana el Consejo de Ministros itinerante en el pueblo La Macana, en el departamento de Florida, donde el movimiento "Un Solo Uruguay" insistirá en la necesidad de la rebaja del precio del gasoil, una de las principales reivindicaciones del movimiento ruralista, en base a un documento entregado al Poder Ejecutivo un mes atrás.

El estudio fue estructurado sobre la base de que se venden 900 millones de litros por año, a un precio actual de $ 40,4 el litro y aspira a llevarlo a $ 31, que es el valor de la paridad de importación según datos de la Ursea, lo que afectaría la recaudación en US$ 221 millones, que podría ser amortiguada por impactos laterales, pero que sobre todo haría competitivo al sector productivo del país.

El problema es que este documento fue presentado educadamente, pero hasta ahora la única respuesta que se ha obtenido es que "está a estudio". A fines del año pasado, y también cortésmente, las gremiales agropecuarias habían solicitado una entrevista "urgente" con el presidente Vázquez. Se cansaron de esperar la respuesta y entonces armaron alboroto. Lo que no consiguieron amablemente sí lo obtuvieron saliendo a manifestar en las rutas y caminos; ruidosamente. Es de esperar que el gobierno valore esta manera de actuar y de pedir las cosas correctamente porque es la manera de proceder en una sociedad civilizada donde siempre debe primar el respeto mutuo.

Sería bueno que el presidente Váz-quez aproveche este Consejo de Ministros para volver a hablar con los representantes del campo y darles su respuesta. Porque han actuado bien, porque lo que piden es accesible y porque de los 8.500 millones de dólares por año que exporta el país, el 85% corresponde a bienes agroindustriales. Porque en los pueblos del interior —como La Macana—, sus pequeñas empresas y comercios florecen o cierran al compás de la suerte de este sector. Porque su actividad explica alrededor del 38% del PIB (mitad agro y mitad industria) y da ocupación a más de 200.000 personas: representa el 14% de la población activa y solo es superada por los funcionarios públicos (casi 300.000) que alcanzan el 20%.

Nuestra producción viene del interior y es netamente agropecuaria. El gobierno, instalado en Montevideo, no tiene por qué vivir de espaldas al campo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos