EDITORIAL
diario El País

Lula y la masacre de Ucrania

Las declaraciones a la revista Time del expresidente brasileño Luiz Inácio da Silva (Lula) sobre la invasión rusa a Ucrania y la guerra iniciada el pasado 24 de febrero, son altamente desagradables por lo que dice y lo que encierran

Lula, que en estos momentos es el candidato favorito de acuerdo a las encuestas para ocupar la presidencia del Brasil en las próximas elecciones, afirmó que el presidente de Ucrania, Volodimir Zelensky “quiso la guerra” contra Rusia y lo acusó de no haber negociado lo suficiente con su par ruso Vladimir Putin y de “montar un espectáculo” con el conflicto bélico.

Veamos algunas de sus frases.

-“Zelensky es tan responsable de la guerra como Putin, porque en la guerra no hay un solo culpable”. Es como decir que Polonia fue tan responsable de la Segunda Guerra Mundial como Hitler cuando la invadió el 1° de septiembre de 1939.

-“Zelensky quiso la guerra. Si no hubiera querido la guerra habría negociado un poco más”.

-“No conozco al presidente de Ucrania. Ahora, su comportamiento es un poco extraño, porque parece que forma parte de un espectáculo. Aparece en la televisión de mañana, tarde y noche, aparece en el Parlamento británico, en el alemán, en el francés como si estuviera haciendo campaña. Lo necesario es que estuviera más preocupado con la mesa de negociación”.

¿No se le ocurrió pensar acaso que lo que buscaba Zelensky era ayuda para poder combatir y que no masacraran gratis al pueblo ucraniano? ¿Es que acaso debía quedarse escondido mientras bombardeaban alevosamente a su país y morían más de 300 niños por la canallada de Putin?

-“Estados Unidos y la Unión Europea debieron aceptar la exigencia de Putin de que Ucrania no se incorporara a la OTAN”.

La verdad es que Ucrania nunca se incorporó a la OTAN, aunque esa posibilidad está incluida en su Constitución, no por gestiones de EE.UU o la Unión Europea, sino después de que Rusia invadiera y se apropiara de Crimea en 2014.

Es más, en la reunión de Estambul donde se sentaron a negociar Rusia y Ucrania para detener la guerra, el equipo de negociación de Ucrania manifestó que estaba dispuesto a sellar su neutralidad y, por tanto, renunciar a entrar en la OTAN (como exigía Putin) siempre que contara con garantías de seguridad en su territorio. Pero a Rusia no le interesó.

Lo cierto es que ni el execrable Putin se atrevió a decir mentiras como esas.

El problema que tiene Lula con esta invasión rusa a Ucrania viene de su karma comunista, una ideología que siempre adhirió y que por años tenía su casa central en Moscú. No reconoce que esa ideología implosionó hace años ya sea en Rusia como en toda Europa oriental junto con la caída del muro de Berlín y el volteo de la estatuas de Stalin. Y que hoy es el centro de un feroz capitalismo que disfrutan el mismo Putin junto a sus amigos, aunque hay gente que sigue hincándose en actitud de pleitesía a Moscú.

El problema que tiene Lula con la invasión rusa a Ucrania viene de su karma comunista, una ideología que siempre adhirió y que por años tenía su casa central en Moscú. No reconoce que esa ideología implosionó solita.

Lula no es el único que padece este síndrome. Aquí en Uruguay sigue habiendo un activo Partido Comunista, que incluso ha empezado a colonizar al sector frenteamplista más fuerte de los últimos años (el MPP) ante la retirada política de su líder exclusivo José Mujica. Un ejemplo de ello ocurrió recientemente en la asamblea parlamentaria de la EuroLat, realizada en Buenos Aires, donde las izquierdas de la región (el kirchnerismo y el Frente Amplio incluidos y juntos) desestimaron la condena de Naciones Unidas a Rusia y se limitaron a votar un llamado a “desescalar” este conflicto y convocar al diálogo. Los representantes del FA presentes que dieron su voto son ambos del MPP: Daniel Caggiani y Alejandro Sánchez.

En la vereda de enfrente ha aparecido ahora también Amnistía Internacional, que tras investigar durante varias semanas la matanza de civiles ucranianos, recabando decenas de pruebas y entrevistar a numerosos supervivientes, ha concluido que los militares rusos llevaron a cabo “bombardeos ilegales y ejecuciones extrajudiciales” en diversas regiones y ciudades de Ucrania.

La organización humanitaria concluye que “el patrón de los crímenes cometidos por las fuerzas rusas y documentados por nosotros incluye tanto ataques ilegales como asesinatos deliberados de civiles”. Las tropas del Kremlin -agrega la presidente de la organización, Agnés Callamard-“deberán rendir cuentas ante la justicia por los crímenes de guerra”.

La Justicia a veces tarda, pero que llega, llega. A pesar de Lula y sus amanuenses.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados