EDITORIAL

Internet, monopolios y amenazas

Los medios de prensa han sido a nivel global, una de las grandes víctimas de esta situación. En Uruguay vemos estos temas de lejos, pero no deberían estar fuera de las propuestas de los candidatos de cara a la próxima elección.

El pasado martes se cumplieron 30 de años de la creación de la World Wide Web. Dejando de lado tecnicismos, el nacimiento de la navegación por internet tal y como lo conocemos ahora. Pocos imaginaron entonces, el impacto que tendría este desarrollo en la vida y la economía de la sociedad actual. Cambios que parecen encontrarse ahora frente a un momento de inflexión histórico, de consecuencias tan profundas como lo fue hace 30 años.

A nadie escapa el impacto que internet ha tenido en la vida de la gente. Pero algunas personas, sobre todo en Uruguay, no terminan de tener una idea cabal del mundo que se está gestando gracias a sus herramientas y posibilidades. Desde ya que existen innumerables elementos positivos a partir de la revolución tecnológica en curso, pero también los hay muy negativos.

En particular, en los últimos años hemos presenciado el surgimiento de una especie de monopolio, o “triopolio” (si existe esa palabra), donde tres mega compañías globales, Amazon, Facebook y Google, han crecido de manera estruendosa. Al punto que hoy en día es casi imposible para alguna persona o empresa existir de manera más o menos exitosa, sin vincularse con estos tres gigantes.

Para dar algunos datos superficiales, Amazon se ha convertido en el principal centro comercial de Estados Unidos, concentrando ya más del 50% del e-commerce en su sitio web. Esto representa la friolera de 260 mil millones de dólares al año. En tanto, Facebook y Google han copado completamente el negocio de la publicidad a nivel global, y hoy se quedan con casi el 75% de toda la publicidad digital.

Solamente en el mercado de los EE.UU. estas dos empresas facturan sumadas más de 60 mil millones de dólares al año. Son muchos ceros.

Pero más allá de los números, su crecimiento y omnipotencia ya ha empezado a generar preocupación entre la dirigencia política a nivel planetario. Algo que quedó patente tras el escándalo por la influencia que tuvieron estas empresas en la última elección americana, en la que Donald Trump ganó la Presidencia. En Europa, las entidades políticas comunitarias han reaccionado imponiendo millonarias multas a Google y Facebook, intentando así limitar la tendencia natural que parecen tener estas empresas y el “medio ambiente” de internet a consolidar monopolios.

En Estados Unidos el gobierno ha tenido una actitud menos proactiva, aunque el propio Trump ha dicho en varias ocasiones que le preocupa el tema y que tiene sobre la mesa distintas propuestas de regulación para estas “big tech”. Aunque esta semana surgió la propuesta más removedora, y no vino de Trump, sino de la senadora Elisabeth Warren, una de las pre candidatas demócratas.

Warren manifestó que parte central de su campaña será una propuesta para desmembrar estas compañías, y dividirlas de forma tal que no logren tener una posición tan dominante que represente un freno al funcionamiento de un sistema capitalista saludable. Warren lo explica con un caso puntual muy ilustrativo. Si usted tiene una pequeña empresa que fabrica determinado producto, y usa la plataforma de Amazon para venderlo, la empresa tiene acceso a ver sus números. Y si ve que le va bien, lo que hace es producir un producto similar para la venta, que contará con la inestimable ventaja de figurar en los primeros lugares de su buscador. Mientras su producto irá a la página 200. Un detalle jugoso revela lo peligroso de esta situación de “triopolio” que vivimos hoy. La compañía Facebook de inmediato “bajó” los avisos de campaña de Warren que hablaban del tema. Tras 24 horas, y debido a la furibunda denuncia de la senadora, la compañía volvió a poner sus avisos, pidiendo disculpas y atribuyendo el hecho a un problema técnico interno.

Es difícil saber si esta propuesta puede prosperar. Aunque en estos días Amazon anunció que pondrá fin a determinadas prácticas comerciales que han sido blanco de investigación por las entidades antimonopolio en EE.UU.. Y Facebook anunció que acelerará la unificación de la plataforma técnica con sus otras dos compañías, Instagram y Whatsapp, en lo que muchos ven como una medida para hacer más complicada una eventual decisión de partición. Los medios de prensa a nivel global han sido una de las grandes víctimas de esta situación, al padecer la forma monopólica en que estas compañías han concentrado el negocio publicitario. Pero el tema afecta a todos. En Uruguay vemos estos temas de lejos, pero no deberían estar fuera de las propuestas de los candidatos de cara a la próxima elección.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos