EDITORIAL
diario El País

El humo y el ratón

De “cortina de humo” calificó el senador Mario Bergara el primer informe de auditorías presentado por el gobierno el 19 de octubre. Lo mismo expresó José Bayardi, “puro humo”.

Asiste razón a la ingeniosa respuesta del senador Jorge Gandini: “capaz que todavía no se vieron las llamas”.

Su par José Carlos Mahía volvió a utilizar la frase hecha con que en otras oportunidades, otros frenteamplistas han tratado de zafar de este tipo de denuncias: “la montaña parió un ratón”.

Humo y ratón: así definen los más connotados dirigentes de la oposición el uso dispendioso y negligente de los recursos y bienes públicos que gestionaron hasta febrero pasado.

No obstante ello, su máquina comunicacional no se detiene.

Ayer comentábamos en esta columna las sorprendentes declaraciones del exsenador Rafael Michelini, en que poco menos que presenta al FA sacrificándose al apoyar un referéndum condenado al fracaso, con tal de evitar que haya violencia en las calles, como en Chile.

Apelan a la irracionalidad y al extremismo en forma permanente, aún descolocados por la imagen positiva de un gobierno que está siguiendo una agenda propia en el combate a la pandemia y le está yendo bien, en resultados y adhesión ciudadana.

Suponen que si de las auditorías no surgen pruebas definitivas de hechos de corrupción, son irrelevantes, como si fuera lo mismo administrar el dinero de los contribuyentes con probidad y responsabilidad, que tirarlo a la marchanta en proyectos inacabados, con imprevisiones de todo calibre.

Lo grave es que ahora no están trabajando en función de las necesidades del país, sino que se encuentran dedicados pura y exclusivamente a minar el campo al gobierno.

Las repercusiones de la discusión sobre el apoyo al referéndum contra la LUC que publicó El Observador el pasado 18 de octubre son significativas al respecto. Según participantes de una reunión del polo seregnista del FA, Mahía y Bayardi justificaron que dicho respaldo constituiría “un error táctico y estratégico”, debido a la “luna de miel que vive el gobierno en este momento” y que sería preferible “guardar la herramienta del referéndum para más adelante, cuan- do el oficialismo tuviera menos aprobación y se pusieran otras cosas en juego, como la anunciada reforma de la seguridad social”.

La verdad es que resulta inquietante que, después de las múltiples advertencias hechas al final del gobierno anterior, tanto por Danilo Astori como por Mario Bergara, de que el sistema previsional está colapsado y urge una adecuación que lo haga viable, ahora sus mismos compañeros de sector estén manejando la idea de que dicha reforma puede otorgar la excusa para otra batalla contra el gobierno que se atreverá a encararla.

¿Están anunciando que van a medrar electoralmente con los inevitables sacrificios que habrá que hacer para tener un sistema previsional sustentable? No sería raro que así lo hicieran, lamentablemente, vistos todos los antecedentes que vienen implementando desde el primero de marzo y aún antes, a partir de la difusión del primer borrador de la Ley de Urgente Consideración.

Resulta inquietante que, después de las múltiples advertencias de que el sistema previsional requiere una adecuación que lo haga viable, algunos estén manejando la idea de que dicha reforma puede otorgar la excusa para otra batalla contra el gobierno.

Desde la Intendencia de Montevideo no dudaron en producir en Tevé Ciudad, a costo del sufrido contribuyente, un show de información y opinión típicamente kirchnerista, amplificado por las hordas de trolls rentados que desde las redes sociales lo defienden como “el único programa político objetivo de la televisión”. Tan objetivo que todas sus notas y todos sus invitados coinciden en lo mala, insensible y neoliberal que es la perversa coalición multicolor…

Harto de un proselitismo tan desembozado con el dinero de todos, el edil nacionalista Diego Rodríguez tuiteó una protesta por un programa reciente de ese ciclo, en que se difundía un diálogo entre Mujica y Alberto Fernández. Uno de los conductores del libelo respondió ese tuit en son de burla: “Construir desde el amor es mucho más divertido, probá apagando la tele, hay cosas más importantes”. El edil Rodríguez no se quedó atrás y le replicó: “claro que construir desde el amor es más divertido. En cambio, para vos, construir con los dineros de todos los montevideanos es más fácil. ¿Y sabés por qué no voy a apagar la tele? Porque mi trabajo es ser contralor del despilfarro que hacen ustedes. Se llama democracia, amigo".

Una buena síntesis del actual dilema del país: unos cuidan la plata de los uruguayos y otros se burlan de ese imprescindible rigor. Mucho humo, mucho ratón.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error