EDITORIAL
diario El País

Fundamentos internacionales

A pesar de los vaivenes de la escena mundial, de los efervescentes protagonismos de las nuevas potencias y de las dificultades que sufren hoy los acuerdos multilaterales, Uruguay se mantiene bajo el sino de sus viejos fundamentos internacionales de siempre.

En primer lugar, somos el país puerta de entrada marítima al corazón del continente: el sur del Brasil, Paraguay, Bolivia, y todo el litoral más productivo de Argentina. Por causas geográficas naturales, Montevideo siempre será un mejor puerto que su histórico rival bonaerense. Por causas económicas, el tráfico naviero sigue siendo mucho más barato para las exportaciones mundiales de las ricas materias primas de toda nuestra región, que cualquier otro medio de transporte.

En segundo lugar, nuestros intereses nacionales no son siempre coincidentes con los de Argentina ni con los de Brasil. Cualquiera que se interese un poco en la historia internacional de la región sabe que esto es así desde el amanecer de nuestras Patrias, como bien lo deja en claro el excelente libro “La vieja trenza: la alianza porteño-lusitana en la Cuenca del Plata (1800-1875)” del excanciller y actual secretario de Aladi, Sergio Abreu, que debiera ser referencia unánime para estudiar bien todos estos asuntos. No hay que confundir hermandad rioplatense con entrega de soberanía nacional; y no hay que creer tampoco que los intereses del imperio brasileño velarán por los nuestros.

En tercer lugar, si nuestro afianzamiento como Estado-nación se hizo a pesar de los vecinos, y no gracias a ellos, debe de tenerse bien presente que la vocación del Uruguay es internacional y mundial. Somos sí, un pequeño país a escala de Sudamérica. Pero décadas de excelente diplomacia nos han situado en lugares relevantes del concierto internacional, con un poder de influencia (“soft power”, como se dice en inglés) en la región y en el mundo hispanoparlante que es mucho más importante que lo que nuestra demografía o nuestra riqueza absoluta podrían dejar pensar.

Geografía e historia son las dos grandes columnas que sostienen buena política exterior. El gobierno muestra conocer muy bien los fundamentos internacionales de la Patria. Es una buena noticia para avanzar en el camino del desarrollo y el bienestar nacional.

Esa vocación internacionalista y nuestro papel geopolítico clave nos deben llevar naturalmente a un diálogo directo con las grandes potencias mundiales. En el siglo XIX, fueron España, Francia, Reino Unido o Estados Unidos. Hoy, a todas ellas, se suma China, con su voluntad de expansión y su enorme peso comercial y de inversiones en infraestructura en distintas regiones del mundo.

Si todo esto es evidente para cualquiera que conozca bien la historia de nuestra política exterior y los clivajes de la escena internacional actual, importa asumir dos consecuencias concretas que esa realidad impone, más allá de voluntarismos de corto plazo o de ensoñaciones ideologizadas.

Primero, a nivel del Mercosur, esa unión regional nos es favorable siempre que respete la idea original que la fundó hace ya 30 años: promover mayores vínculos económicos y comerciales, a la vez que respetar la soberanía de cada país que lo integra. Esto quiere decir, en concreto, que Mercosur no puede ser “un lastre”, como bien expresó el presidente Lacalle Pou, en el desarrollo de nuestra economía y bienestar, cuando precisamos de mayores vínculos con potencias extra-regionales.

Segundo, nuestros fundamentos internacionales nos llevan naturalmente a profundizar vínculos directos con las grandes potencias. Serán estratégicas, en la lógica de defensa del Atlántico sur, con Estados Unidos, por ejemplo; serán regionales y de complementación económica, con el Reino Unido pensando en una mayor interdependencia por Malvinas, seguramente; y serán comerciales y de inversión en infraestructura, para fortalecer una corriente económica con China que favorezca nuestro crecimiento y desarrollo, sin duda alguna.

Todo lo que el gobierno haga respetando estos fundamentos internacionales forma parte de su obligación en defensa de nuestros intereses nacionales: desde promover inversiones formidables en el puerto de Montevideo para captar más comercio de la región, hasta entablar diálogo directo con el presidente de China por cooperación sanitaria, pasando por acuerdos de cooperación militar naval con Estados Unidos, o por terminar con la pereza del Mercosur para abrir el juego a concretar acuerdos bilaterales con terceros países que faciliten la colocación de nuestras exportaciones.

Geografía e historia son las dos grandes columnas que sostienen una buena política exterior. El gobierno muestra conocer muy bien los fundamentos internacionales de la Patria. Se trata de una buena noticia para avanzar en el camino del desarrollo y el bienestar nacional.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error