EDITORIAL
diario El País

Las frases de 2019

Manteniendo la costumbre del editorial del último viernes de cada año, hoy nos toca evocar las frases que sonaron más fuerte durante 2019.

Abramos el juego con una declaración pronunciada por Nicolás Maduro, recogida por La Nación del 17 de enero: “tengan la seguridad. Se los digo con certeza. Ya yo fui al futuro y volví y vi que todo sale bien y que la unión cívico-militar le garantiza la paz y la felicidad a nuestro pueblo”. Doce meses después, su dictadura sigue en marcha, con su secuela de torturas, crímenes, hambre y censura. El futuro, por ahora, le sigue garantizando a Maduro su paz y felicidad…

Una de las frases que mejor resume la postura del gobierno uruguayo frente a ese desastre, es la réplica del canciller Nin Novoa al periodista Miguel Ángel Chagas, quien le pidió opinión sobre si Venezuela es un dictadura: “¡qué pregunta infantil!” (6 de agosto).

En marzo, un connotado dirigente político ofreció una tan dura como certera descripción de la realidad social, en una entrevista que publicó El Observador: “hoy, a diez minutos del Centro, hay sectores que son parecidos a África. (…) La culpa del Frente Amplio es hacer como que no existe eso y hacer relucir los números. Se volvió estadístico”. Lo dijo Fernando Amado…

Pero por suerte para el FA, también tiene voceros más coherentes en la defensa de sus políticas. El intendente Christian Di Candia se despachó en el semanario Crónicas contra los frentistas desencantados: “muchos de esos descontentos nunca habían tenido un auto y ya lo cambiaron tres veces, nunca habían viajado y viajaron; lograron mejoras impresionantes en los últimos 15 años, y sin embargo están descontentos”.

Es algo parecido a lo que espetó el candidato Daniel Martínez en plena campaña electoral, al diario Última Hora de Paraguay: “llegan las vacaciones y no hay nadie en Montevideo, todo el mundo está de vacaciones en Miami, en los balnearios o en Argentina”.

Otro momento estelar de Martínez fue cuando se comparó con un personaje inesperado. Declaró tener “ojos grandes para ver las realidades y oídos grandes para escuchar lo que la gente plantea, como el Topo Gigio”.

O cuando pidió disculpas a Oscar Andrade por haber dicho que la Unión Soviética fue una dictadura criminal. O el inefable “¡qué hermosura!” con que respondió ingenuamente a la cáscara de banana que le tiró Jorge Zabalza, sobre la regasificadora en ruinas.

En abril, el ministro de Economía Danilo Astori ensayó una dura autocrítica frenteamplista, por no haber actuado con la decisión debida contra los casos de corrupción generados en el gobierno. La respuesta de Sendic no se hizo esperar: “Para resumirlo en pocas palabras: habría que regalarle un espejo” (El Observador).

La cita gastronómica del año correspondió al diputado emepepista Daniel Placeres. En su encendido discurso de renuncia, vitoreado por sus compañeros de bancada, se quejó de que se lo acusaba solamente por haber firmado una minuta de comunicación: “¡Una minuta! Ni siquiera una milanesa napolitana. Una minuta...”, exclamó.

“Otra vez vuelve a ponerse entre la mesa una opción entre oligarquía y pueblo”, vociferó Graciela Villar en el acto mismo de su proclamación a la vicepresidencia. La respuesta de Carolina Cosse: fue, “tuve que buscar su foto en Google, porque no me acordaba de la cara”.

Y ahora, Mujica. Son tantas sus frases de antología, que darían para editar un fascículo aparte:

-“Como decía Churchill, la democracia es la mejor porquería”(marzo).

-“No hay que ponerse delante de las tanquetas” (mayo).

-“Si les vienen a comprar el voto con cinco chapas, pidan diez, (…), cúrrenlos bien currados” (mayo).

-"Es la cosa más linda entrar a un banco con una 45 así... Todo el mundo te respeta". (solo en Netflix).

-“No hay cosa más abombada que un gurí joven, sobre todo gurí macho, (…) Hay cosas que son inexplicables, giles de mierda, van a heder por una pavada dentro de una cárcel”. (octubre, en alusión a los adolescentes infractores).

-“Esto no se arregla amontonando carne con ojos con uniforme” (octubre, en alusión a los militares).

Fue una selección parcial. Quedaron afuera muchas graciosas y no tanto. Pero vale la pena cerrar con otra cita bien diferente, que les mata el punto a todas las demás. Su autor original fue el presidente electo Lacalle Pou, pero fue el senador electo Manini Ríos quien la convirtió en un clásico: "Se acabó el recreo”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error