Editorial

Fake Mario

Mario Bergara, expresidente del Banco Central, buscó hacer méritos para la campaña intentando desmentir un editorial de El País. Lo lamentable es que lo hizo a través de mentiras burdas, producto de su mala intención o de su escasa comprensión lectora.

En el editorial del pasado miércoles comentábamos la compleja situación fiscal que heredará el próximo gobierno como consecuencia de la incompetencia del actual. Allí se repasaban algunos datos sobre las cuentas fiscales, todos estrictamente ciertos y que pueden ser chequeados por quien guste en las páginas de los organismos correspondientes.

En la desesperación por hacer méritos en la interna varios candidatos decidieron polemizar con ese editorial mintiendo y cometiendo errores tontos. Uno de los casos más notorios es el del expresidente del Banco Central y candidato frentista independiente (de apoyos, porque no lo apoyó ni su propio grupo) Mario Bergara por la pobreza argumental, la mala comprensión lectora y las falacias que esgrime.

En el editorial del miércoles afirmamos que el déficit fiscal estaba en el entorno del 4% del producto. El día siguiente se conoció el dato oficial del cierre del 2018 que arrojó que el déficit fiscal (excluyendo el efecto de los cincuentones) era justamente de 4% del producto, cifra muy superior a la meta oficial que no se cumplió jamás ni en el actual gobierno ni en los dos anteriores. El primer gobierno de Vázquez había proyectado finalizar con un déficit de 0,4% y culminó con el 1,7%. El gobierno de Mujica proyectó terminar con un déficit fiscal de 0,8% y culminó siendo 3,5%. El actual gobierno proyectó alcanzar en 2019 un déficit fiscal de 2,5%, y ya va por el 4%, después de haber subido impuestos de todo tipo y color, lo que redobla el fracaso.

La cifra es mayor a la que heredó el actual gobierno del desastre de José Mujica, que el propio presidente Vázquez admitió que lo había sorprendido, y mayor a la que recibió el Frente Amplio del gobierno de Jorge Batlle.

Repasemos las argucias de Bergara para intentar disimular la bomba que encontrará el próximo gobierno. En su primer tweet afirmó: "El País plantea en su editorial que la deuda uruguaya es del 65% del PIB (que es como debe medirse porque se relaciona con su ingreso y su capacidad de pago) y que ha subido como nunca en los gobiernos del FA. Sin embargo, cuando el FA empieza a gobernar, era más del 100%". Bergara demuestra serios problemas de comprensión lectora. Lo que afirma el editorial es que la deuda del país, que se encuentra en el entorno de los 40.000 millones de dólares es la más alta de la historia, lo que es un hecho incontrastable, muy superior a los 14.000 millones de 2004. Quizá Bergara no lo sabe por no ingresar a la web del Banco Central y encontrar las historias de la institución que él se negó a publicar porque no lo alababan lo suficiente, pero la información es pública y abierta.

También se afirma que en los últimos años aumentó la relación deuda producto que hoy está en el entorno del 65% del producto, lo que es otro hecho incontrastable. En su segundo tweet afirma Bergara: "Curiosa forma de "subir" del 100 al 65... También habla de un PIB de 40.000 millones de dólares, cuando en realidad es de alrededor de 57.000". Otra vez problemas de comprensión lectora. Evidentemente la relación deuda producto bajó luego de la crisis de 2002, si no el país hubiera entrado en default como reclamó su partido político atentando contra el Uruguay de forma deleznable. Lo que afirmamos es que incluso la deuda pública en relación al producto aumentó en los últimos años, durante la actual administración, lo que es otro hecho innegable.

Por cierto que es otro error de comprensión lectora afirmar que el editorial dice que el PIB es 40.000 millones de dólares; esa cifra (como dice el editorial) es el monto de la deuda y representa el 65% del PIB,: no debería ser difícil de entender,.

Pero lo peor viene al final. Luego de no haber embocado una, busca cancherear afirmando que "Si en lugar de en una editorial del matutino, esa información nos hubiera llegado por las redes sociales, todos diríamos que son noticias falsas...". En buen romance, acusa al principal diario del Uruguay de mentir, cuando como queda claro el que mintió sin escrúpulos fue él. Bergara fue presidente de una institución encargada de controlar la inflación durante años y no le embocó nunca a la meta que él mismo se fijaba. En un gobierno serio lo hubieran echado sin misericordia, pero en los gobiernos de Bonomi, Sendic y el Pato Celeste, todo vale.

Es una pena que Bergara decida enchastrar con mentiras burdas una campaña de la que no es ni será protagonista. El País seguirá basándose en información verídica, diciéndole la verdad a sus lectores y contribuyendo a elevar el nivel de la campaña electoral.

El camino exactamente opuesto al que eligió Mario Bergara para intentar salir en la foto.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos