EDITORIAL
diario El País

Efectos de la pandemia

La cuasi paralización del mundo provocada por la veloz propagación del Covid 19, de superlativa morbilidad y letalidad no tan alta como otras pestes, pero mortal al fin, ha socavado mucho paradigma.

Los seres humanos de golpe tomamos conciencia de que no somos tan poderosos como creímos. Tuvimos que aquilatar el hecho de que nuestro dominio del planeta no es como lo pensábamos. Máxime cuando un diminuto virus pone en jaque a la humanidad entera y ni los países más ricos se libran de su maleficio.

Entre los variados efectos de la pandemia se destaca por el lado positivo, la solidaridad y por el negativo, el miedo. Ese miedo que lleva a entregar gustosamente parte de las libertades adquiridas con esfuerzo, prédica, lucha y sacrificio. Como dijera Leonardo Padura, el escritor cubano, “los instintos pueden ser más fuertes que las convicciones”. Y en estos momentos ese peligro existe sin que ni siquiera nos demos cuenta. Por el lado extremo están países asiáticos como China donde las personas, a consecuencia del brote epidemiológico son vigiladas con dispositivos electrónicos y otras variantes. Las hay más extremas y las hay más livianas, como las aplicadas en nuestra tierra donde el gobierno optó por el llamado a la responsabilidad, antes que a la coersción. La imaginación orwelliana, tan futurista en su tiempo, se acercó a la realidad del siglo XXI.

El duelo entre los poderes de la naturaleza, la ciencia y la tecnología desarrollada por el hombre, no tiene fin. Así que no hay otro camino que hacer el mejor uso posible de los avances logrados por la inteligencia humana y en esta línea, se confirma el anuncio de unas semanas atrás. El acceso a un sistema de rastreo del Covid 19 que tendría la virtud de ser una tecnología, “triplemente voluntaria”. Una interfaz de programación de aplicaciones (API) creada por los dos gigantes de la “social media”, Google y Apple. Ofrecida a Uruguay y otros 4 países, (hoy son 22) tras ser elegido entre otras consideraciones, porque aquí se desarrolló a mediados de marzo, apenas conocidos los primeros brotes, a instancias del Ceo de Genexus, Nicolás Jodal, una aplicación llamada CoronavirusUY, apta para descargar tanto en el sistema Android como en IOS (Apple).

Una herramienta, para ayudar a determinar si una persona necesita hacerse el test y para contactarse los prestadores de salud del Sistema Nacional Integrado de Salud (SNIS), ya sean públicos o privados. Apenas presentada, 180 000 usuarios la descargaron y en la actualidad ya son 350 000.

Esa aplicación da información general. Allí se encuentra un listado de los países con más infecciones por coronavirus, un detalle sobre los síntomas y una serie de preguntas y respuestas sobre la enfermedad. A los enfermos se les pide que la descarguen y se registren como portadores, para que las autoridades sanitarias puedan realizar un seguimiento. Este banco de datos le sirve a la cartera de Salud para tener un mapa de las zonas más afectadas por el virus. Dicha información no es pública.

La iniciativa de Apple y Google funciona conectada solamente a las aplicaciones oficiales que las autoridades usan para informar sobre el Covid 19. Mientras las empresas tecnológicas oficializaban la liberación de este servicio en Estados Unidos, en Uruguay se confirmó la aprobación del proyecto. El Presidente Luis Lacalle Pou declaró estar orgulloso de representar a Latinoamérica y formar parte de una experiencia inédita, encabezada por los principales jugadores globales de la tecnología.

La gente que quiera ser parte de la iniciativa deberá descargar, si no lo ha hecho ya, el CoronavirusUY. Mediante el uso de Bluetooth, el sistema generará claves secretas y sin identificación, de quienes estuvieron a menos de 5 mts y al menos 5 minutos. Si unos días después uno de los usuarios da positivo en el test, por medio de la aplicación se le preguntará si acepta compartir la clave, nunca la identificación, con el resto de la comunidad.

Cuando el sistema encuentra coincidencia de la clave con la generada por otros usuarios que estuvieron expuestos (más de 5 minutos y a menos de 5 mts.) le enviará un mensaje. Posible exposición a Covid19, alguien que ha estado cerca suyo ha dado positivo. Dirá la fecha pero ni el lugar ni el nombre de esa persona. Quien haya estado expuesto podrá llamar a la sanidad. Como a veces por falta de memoria o precisión es difícil trazar la ruta de contagios por la vía tradicional, este instrumento será un complemento para la vigilancia epidemiológica. Su utilidad depende de una amplia respuesta ciudadana y esta de dos factores: el miedo a enfermar y confianza en el gobierno. En eso estamos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error