EDITORIAL
diario El País

La dictadura cubana y el Uruguay

El domingo el mundo se sorprendió con las multitudinarias manifestaciones que en Cuba reclamaban libertad en las calles.

Lleva tantas décadas la dictadura criminal y corrupta de los hermanos Castro -ahora continuada por un burócrata servil de ocasión que llamó a una guerra civil para no perder el poder-, que muchas veces la olvidamos del paisaje, pero allí estaba sufriente y doliente.

Cuba ha sido por demasiado tiempo una herida que le recuerda a América Latina las consecuencias del socialismo, que siempre va de la mano del totalitarismo y la violación contumaz de los derechos humanos. Muchas veces se critica a las democracias liberales que funcionan en economías de mercado por las desigualdades que generan, pero pocas veces se dice que las sociedades socialistas son mucho más injustas porque allí existe una cúpula que acapara la riqueza mientas la inmensa mayoría de la población vive en la pobreza más absoluta.

La familia Castro acaparó una fortuna multimillonaria, en un país en que la pobreza campea, la indigencia se ve en las calles y existe falta de los alimentos e insumos más básicos, incluidos los sanitarios y los medicamentos.

No existe injusticia económica mayor, en cuanto acceso a bienes y servicios elementales, que la que se vive en los países socialistas, donde en el discurso son todos iguales, pero como en la obra de Orwell, unos son más iguales que otros.

Pero mucho más grave aún que las penurias económicas de la población, con todo lo deplorable que son, es la violación constante de los derechos humanos durante décadas, vivir permanentemente con miedo, no tener a quién recurrir ante las injusticias más alevosas. Los asesinatos y las torturas a que fueron sometidos miles de cubanos a lo largo de los años son solo la muestra más visible del régimen, pero si se contaran las vidas cercenadas, la desdicha acumulada y la falta de libertades elementales, llevan a concluir que el número de personas brutalmente afectadas fueron millones.

Una manifestación clara de lo que es la vida en esa isla-prisión es la innumerable cantidad de muertos acumulados intentando escapar en botes improvisados, exponiéndose a morir ahogados o devorados por los tiburones antes que seguir sufriendo el hambre y la falta de libertad. Es imposible transferir la sensación que tienen quienes viven en esas condiciones y el grado de desesperación al que se pude llegar.

Más increíble aún es la cantidad de defensores que tuvo y aún tiene la dictadura cubana. Muchos pseudointelectuales vernáculos defienden sus crímenes hasta el día de hoy, tiraron cohetes con los falsos anuncios de la lucha contra el covid, desde medicamentos a vacunas y despreciaron la realidad de miseria que tiene la vida cotidiana en la isla.

No existe injusticia económica mayor, en cuanto acceso a bienes y servicios elementales, que la que se vive en los países socialistas, donde en el discurso son todos iguales, pero como en la obra de Orwell, unos son más iguales que otros.

Carolina Cosse, una probable candidata presidencial del Frente Amplio, expresó hace poco que no era una dictadura, burlándose de los cubanos que sufren el yugo de los usurpadores de la soberanía popular. Cosse renguea en su concepción de democracia, como buena parte de la izquierda cuando se habla de Cuba, lo que es extraordinariamente peligroso para nuestro propio país.

La manifestación más insólita, de todas formas, fue la del Partido Comunista de Uruguay que directamente expresó su respaldo al baño de sangre convocado por el dictador Díaz-Canel para frenar las manifestaciones pacíficas que reclamaban libertad, comida y medicamentos. “A la calle los revolucionarios. Pdte. Díaz-Canel” reza el afiche criminal difundido por los comunistas uruguayos, demostrando, una vez más que son liberticidas y totalmente insensibles a los sufrimientos de millones de personas en aras de defender una ideología derrotada por la historia.

El partido de Óscar Andrade ya no solo es totalitario, lo que ya sabíamos, además llama a masacrar a personas indefensas, para oprobio e ignominia de todo el Frente Amplio que cobija esas expresiones violentistas.

El tema amerita que sea tratado en el Parlamento. Los partidos políticos democráticos del Uruguay deben condenar unánimemente este llamado que alienta el terrorismo de estado y el asesinato de civiles inocentes. Han quedado expuestos y quienes callen serán cómplices de violaciones a los derechos humanos que ocurren hoy, en nuestro continente y no se puede alegar desconocimiento.

Se abre un tiempo de esperanza para Cuba. Ese hermoso país merece encontrarse con la libertad, la democracia y el progreso. Ojalá la esperanza le gane al miedo, los demócratas a los totalitarios y la gente a la oligarquía comunista que tiene secuestrada Cuba desde 1959.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados