EDITORIAL
diario El País

Una coalición gobernando

El Frente Amplio se encuentra sin rumbo desde que perdió las últimas elecciones nacionales. Haber obtenido menos del 40% de la voluntad popular, la pérdida de la mayoría en el Poder Legislativo y el Poder Ejecutivo parece haberlos dejado, hasta el día de hoy, en knock out.

Existen varios golpes que parecen estar actuando en conjunto para explicar el desnorteo frentista: ausencia de liderazgos, polarización ideológica e incapacidad de pararse frente a un gobierno popular.

Hoy por hoy el Frente Amplio tiene un problema más importante que no tener candidato hacia 2024, y es no tener liderazgo en el 2020. Los zoom de Vázquez o los comentarios cantinflescos de Mujica no sustituyen a un líder que trabaje día a día en unidad por el futuro de la coalición. Miranda no existe (nunca existió en realidad) y Daniel Martínez si se propuso ejercer algún tipo de liderazgo parece que se hubiera olvidado en algún pico de estrés.

En medio de este panorama, los sectores radicales ganaron más peso en el Parlamento en la última elección y cada vez más fuerza desde entonces. Las medidas que propone el Frente Amplio distan mucho de las que llevó adelante o defendió desde el poder, como si un socialismo trasnochado los hubiera ganado a casi todos. Un Frente Amplio que abandone lo que supo ser el Frente Amplio uruguayo para parecerse más al Frente Amplio chileno es una muy mala noticia para el Uruguay, ya que sus propuestas serán claramente retrógradas y retardatarias.

Finalmente, queda claro que no saben qué hacer frente a un gobierno, y en particular frente a un presidente con una popularidad de 66%. Para quienes se creían los portavoces, únicos y autodesignados, de los intereses del pueblo debe ser duro ver que es el pueblo quien los sacó del poder y quien evalúa de forma ampliamente positiva a quienes se suponían iban a desatar todos los males en el país.

Por eso, uno de sus sonsonetes que repiten sin argumentos y sin pausa, es que la coalición de gobierno es endeble, que tiene vida corta y que no puede gobernar. A partir de la sorpresiva carta de Ernesto Talvi anunciando que se retiraba de la política activa, nuevamente salieron en bandada dirigentes frentistas a afirmar que la coalición de gobierno estaba en problemas. Y sin embargo, los muertos que vos matáis gozan de buena salud.

Los hechos muestran que la coalición de gobierno ha logrado formar un gabinete multicolor, ha logrado aprobar la medida legislativa más ambiciosa que recuerde la historia contemporánea que es la ley de urgente consideración, ha logrado excelentes resultados en el combate a la pandemia y se sostiene íntegramente en el compromiso por el país asumido por cada uno de los partidos.

Los respaldos de los partidos y de los sectores son institucionales, no personales. En este sentido, más allá de la partida de Ernesto Talvi por una decisión personal que debe respetarse, el respaldo del Partido Colorado y del sector Ciudadanos al gobierno que integran es total, como lo expresaron sus calificados voceros. Claramente, Ciudadanos va a seguir siendo un bastión del gobierno de coalición, y el sector Batllistas del expresidente Sanguinetti se planta firme, dentro del campo oficialista.

Por más que se pretenda instalar la idea de una coalición de gobierno frágil, lo cierto es que viene resultando tremendamente exitosa en su accionar de gobierno.

Por otro lado, suele acusarse a Cabildo Abierto de ser el socio más díscolo por las opiniones que suelen expresar algunos de sus integrantes. Es claro que la coalición no es, ni debe ser, una fila uniforme de manos de yeso. Es lógico y natural que los distintos dirigentes y los distintos partidos marquen su perfil. Es más, es bueno que la coalición exprese una serie de opiniones que muestren la diversidad de pensamientos que abriga el oficialismo, que cuadra luego en un accionar coordinado y conjunto.

Como en tantos asuntos, lo importante es separar la realidad del discurso. Por más que se pretenda instalar la idea de una coalición de gobierno frágil, lo cierto es que viene resultando tremendamente exitosa en su accionar de gobierno, con la justa discusión interna y sin fisuras a la hora de la acción.

Si por sus frutos los conoceréis, no puede llegarse a otra conclusión sobre el éxito del gobierno multicolor. Quizá el Frente Amplio deba esforzarse por realizar mejores propuestas en vez de atacar con los mismos argumentos, indique lo que indique la realidad. Sería mejor para nuestro sistema político que criticar por criticar, que si la cuarentena es demasiado floja o demasiado estricta, o realizar pronósticos de futuro que se chocan una y otra vez con la dura realidad que los desmiente.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error