Editorial

Astori, el gran responsable

El ajuste los uruguayos ya lo hicieron, es hora de que el Estado haga su parte y deje de gastar con mano suelta. Que el Frente Amplio termine de acomodar a cuanto militante anda en la vuelta y comience a pensar en el país antes de que sea tarde.

En el día de ayer el ministro de Economía Danilo Astori concurrió nuevamente al Parlamento para presentar el proyecto de rendición de cuentas ante la Comisión de Hacienda y Presupuesto que inicia su análisis. Se reconoció que la situación económica regional había empeorado desde que se presentó el proyecto hace dos meses, dado que se pensaba que la economía argentina iba a crecer y desde este martes la propia proyección oficial es de una recesión con caída del producto del 1% para este año. Además, Brasil está cada vez más cerca de las elecciones con un panorama de incertidumbre absoluta sobre quién puede ser el próximo presidente, lo que afecta naturalmente a la economía.

El ministro Astori reconoció la semana pasada que los datos, aún no divulgados, sobre evolución del producto en el segundo trimestre eran peores a los esperados, lo que da a entender que seguramente cuando se conozcan las proyecciones del PIB para el año deberán rebajarse consecuentemente. Dado que estamos partiendo de una situación sumamente compleja, en que el déficit fiscal se ha mantenido en 4% del PIB en los últimos dos meses y el último dato de relación deuda producto está en 67% del PIB, un deterioro de estos números dejaría al país en una situación muy vulnerable. No ya para el próximo gobierno, el horizonte se acorta rápidamente y el 2019 podría ser muy complicado.

Lo cierto es que el equipo económico encabezado por Astori desde 2005 siempre ha incumplido groseramente sus proyecciones fiscales, tanto en el primer gobierno del Vázquez como en el de Mujica. Desde el equilibrio fiscal en 2007 hasta el presente la trayectoria del déficit es tenebrosa, más teniendo en cuenta que desde 2015 se han aplicado una serie de medidas de ajuste fiscal. Entendamos bien, sin embargo, qué tipo de ajuste fiscal se aplicó. Se aplicó un mazazo sobre la población con aumento del IRPF, el IASS, tarifas públicas y de otros que, finalmente, también afectan a toda la población como el IRAE y la tasa consular. Sin embargo, mientras se le sacaba más dinero a los uruguayos nuestro Estado pantagruélico siguió engordando sin misericordia.

Se aumentaron los ingresos salvajemente a través fundamentalmente del tremendo aumento del IRPF pero, al mismo tiempo que se le obligaba —que los impuestos son una imposición, no nos engañemos con otros términos— a la gente a un nuevo sacrificio, el gobierno insólitamente incrementaba recursos que gasta espantosamente mal. Los resultados en seguridad, educación o la política de viviendas son suficientemente contundentes para abundar en la materia.

Ante este panorama, y este es el punto central a tener presente, si no se toman medidas adicionales de ajuste fiscal ahora, el déficit no solamente no bajará como sigue anunciado Astori pese a que hace 12 años que le erra siempre, sino que aumentará y eso pone en riesgo la propia estabilidad macroeconómica del país. Astori podrá mantener su tono académico, pero ya nadie le cree. No se puede engañar año tras año y pretender que por alguna razón milagrosa esperemos que ahora que las condiciones son peores, comience a ser coherente y consecuente. Eso sí, si no se toman medidas adicionales para reducir el déficit fiscal y terminamos el año por encima de 4%, que es lo que pasará si el gobierno no reacciona, toda, absolutamente toda la responsabilidad de infligirle ese daño brutal al país será de Astori y de todo el FA que lo banca y lo respalda.

El momento de actuar es ahora. No puede hacer, como insólitamente ha hecho con la seguridad social afirmando que es un problema grave que deberá resolver el próximo gobierno cuando al suyo le quedan dos años, tiene que tomar medias. Si el gobierno sigue con piloto automático el problema quizá no se lo pueda trasladar al próximo, como pretende, y por su propia incapacidad le toque enfrentarlo antes de lo que espera.

El ajuste los uruguayos ya lo hicieron, es hora de que el Estado haga su parte y deje de gastar con mano suelta. Que el Frente Amplio deje de acomodar a cuanto militante anda en la vuelta y comience a pensar en el país antes de que sea tarde. El ajuste necesario es el de la política, y es mejor hacerlo mientras aún se puede elegir qué ajustar que cuando las circunstancias apremien y haya que hacerlo mal y a las apuradas. Porque, aunque algunos oficialistas no se den cuenta, la mayoría del FA no puede derogar las leyes de la economía y no se puede gastar siempre por encima de las posibilidades del país. Astori debe tomar medidas o será el mayor responsable por lo que pueda ocurrir.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos

º