ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

La Xenofobia

Está siempre cerca


@|El periodista argentino Gustavo Sierra ha hecho en estos días un profundo análisis sobre el avance del nazismo en Europa y la “cacería” de las hordas que lo apoyan contra inmigrantes en Alemania, Suecia, Noruega, Dinamarca, Finlandia, Francia.

Aunque la Canciller de Alemania Angela Merkel ha sido contundente con la condena a los grupos nazis, en general ni gobiernos ni partidos democráticos han mirado con atención el flagelo de la xenofobia que se extiende e inocula su veneno a las masas que como ayer escuchaban a otros demagogos, hoy prestan atención a los mensajes de odio contra aquellos que han llegado de otras tierras buscando una vida mejor. 

Sierra señala en su nota que “Desde que los camisas pardas del partido nazi salían a la calle de las ciudades alemanas para “destruir” a judíos, comunistas, gitanos y homosexuales, no se veía semejante demostración de fuerza de los grupos neonazis. Ahora, salieron a cazar inmigrantes”.
Y agrega: “El resurgimiento del nazismo no es privativo de Alemania. En Dinamarca, en la última semana fue atacado el edificio donde vive un político local pro inmigración en la ciudad de Aalborg. …dejaron un cartel firmado por el Den Nordiske Modstandsbevægelse (Movimiento de la Resistencia Nórdica) una organización neonazi fundada originalmente en Suecia, abiertamente antisemita, antiinmigrante y antigay”.  

Este crecimiento neonazi viene de la mano del avance de los partidos populistas antiinmigrantes como el Frente Nacional de Francia, el Partido por la Libertad de Geert Wilders en Holanda,el Partido de la Libertad de Austria, entre otros. 

Es probable que varios de los países europeos con gobiernos democráticos enfrenten y con dureza al nazismo. Aunque la semilla del odio racista germina en el Viejo Continente un siglo tras otro, hoy parecería que hay posibilidades de que las mayorías le respondan a las minorías extremistas como no lo hicieron hace 70 años.No es una certeza, pero sí una luz de esperanza. 

Si alguien cree que la xenofobia europea queda lejos de América Latina, es ingenuo o niega la triste realidad. 

La tragedia política, económica, social en que ha caído Venezuela y que ha llevado a una emigración de más de 5 millones de venezolanos en busca de poder vivir sin privaciones extremas de medicamentos y alimentos, ha generado en los últimos meses y ha empeorado en recientes días, agresiones y ataques contra venezolanos en varios países de nuestra América del Sur. 

A pesar de las reiteradas advertencias de la Comisión Interamericana de DDHH y de la mayoría de países de la OEA , ahora han estallado la violencia, la insolidaridad,la xenofobia, el racismo, y la discriminación.
Miremos Europa con preocupación. Porque es nuestro deber; porque hoy todo es cerca y nada es lejos; porque los mensajes de odio se contagian en segundos por las redes sociales. 

Pero angustiémonos por lo que pasa dentro de nuestros países. La llamada “solidaridad latinoamericana”, vociferada por el populismo, ¿dónde está? Los millones de inmigrantes que están llegando a varios países de América del Sur, incluyendo por supuesto a Uruguay, ¿salieron de su país porque desean hacer turismo? 

Al igual que en Europa, a la xenofobia se la combate con las herramientas que tienen los gobiernos democráticos, y marcando con claridad la responsabilidades y culpas de los que han creado y siguen creando semejante contexto.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
volver a todas las cartas

º